ARTÍCULOS
José Luis Cano Gil - Psicoterapeuta y Escritor

Artículos | Blog | Mis Libros | Contacto

 

¿Psicoterapia semanal o quincenal?

 

En los últimos años, cada vez más personas realizan terapias quincenales (una sesión cada 2 semanas) o menos, en vez de la terapia semanal que ha venido realizándose en las últimas décadas. Ello dificulta, a mi entender, la calidad y eficacia de los tratamientos, algunos de los cuales se eternizan sin grandes resultados. El motivo aparente de estos cambios es la crisis económica (el cliente "no tiene" dinero) y, a veces, los agitados ritmos de vida (el cliente "no tiene" tiempo), etc. Pero yo sospecho que las verdaderas razones de esta devaluación de la psicoterapia son otras y muy preocupantes. Por ejemplo:

  • la lenta degradación cultural de los valores humanos de psicoafectividad, instrospección, autoconocimiento y sabiduría y, por tanto, el progresivo desinterés por las terapias que trabajan en tales niveles;
  • la creciente cultura de lo fácil (sin esfuerzo), lo rápido (sin espera), lo agradable (sin dolor) y lo gratuito (sin compromiso económico);
  • la mercantilización de las psicoterapias, como si fuesen un producto más de consumo, lo mismo que la peluquería o el gimnasio;
  • el infantilismo y la creciente desvinculación afectiva de las personas;
  • la deshonestidad y/o las necesidades económicas de algunos terapeutas, que prefieren realizar terapias de baja calidad en condiciones inadecuadas por no perder a sus clientes.

De este modo, aunque resulta obvio para la mayoría de gente que, p. ej., aprender un idioma, realizar una rehabilitación médica o cultivar una disciplina artística o deportiva requiere de una práctica, al menos, semanal, algunas personas objetan a la psicoterapia diversas dudas y remilgos. Por ejemplo:  

  • ¿De verdad tengo que privarme de otros gastos para costear mi terapia?
  • ¿No sería suficiente con hablar de mis cosas cada 15 días o sólo cuando "siento" que lo necesito?
  • ¿No hay recetas o atajos para acelerar mi terapia?
  • ¿No tiene que adaptarse el terapeuta a mis circunstancias para que yo no tenga que renunciar a nada?
  • ¿Cuánto durará o me costará esta psicoterapia?
  • ¿No es un poco agobiante tener que venir todas las semanas?
  • ¿Por qué la psicoterapia no puede ser gratis?
  • etc.

Evidentemente, todo esto puede ser interpretado como resistencias psicodinámicas del individuo. Pero también expresan y son reforzadas, a su vez, por las alienaciones sociales antes mencionadas. El resultado es que, muchas veces, si el terapeuta no confronta al cliente sobre el error que supone reducir inapropiadamente la frecuencia útil de una terapia -como rebajar la dosis de un fármaco- sólo para que resulte más "barata", dicha terapia puede acabar fácilmente convertida en un simulacro.  (1) 

La psicoterapia, como todo lo realmente valioso en la vida (p. ej,  el amor, la crianza, la educación, la ciencia, la medicina, el arte, el deporte, la política), requiere motivación, esfuerzo, compromiso, paciencia, tiempo. Lo que nos exige, naturalmente, una disciplina o frecuencia adecuada en las cosas que realizamos. Por ejemplo, ¿por qué una psicoterapia eficaz requiere, como mínimo, de 1 sesión semanal (2)? Porque, al menos según mi experiencia, un período de 2-4 días es el tiempo promedio que la influencia emocional y cognitiva de una sesión permanece "flotando" en el alma de muchas personas hasta que "conectan" con la sesión siguiente. Esto conserva en el sujeto una indispensable línea de continuidad, un invisible cordón umbilical con el terapeuta, que favorece al máximo el crecimiento de aquél. De otro modo, igual que si cuidamos de un niño con menor atención de la requerida, el vínculo terapéutico no se reforzará o se debilitará, el proceso sanador será menor y más lento, y el coste  final y el cansancio de la terapia serán mayores.

De modo que, respondiendo al título de este post, no creo que la psicoterapia quincenal sea aconsejable en la mayoría de casos moderados o severos. Es cierto que, en algunas personas, puede ser mejor que nada, o incluso ser la única "distancia psíquica" que el sujeto pueda soportar. Pero, en términos generales y lo mismo que cualquier medicación administrada por debajo de sus dosis activas es casi un fraude, tampoco la "terapia" quincenal inapropiada parece merecer mucha consideración.

__
1. Lo que sí es tirar el dinero. En pacientes tan resistentes y poco motivados, lo mejor es proponerles el cese del tratamiento. Con pacientes muy motivados y en verdaderas dificultades económicas siempre es posible, en cambio, negociar condiciones más asequibles. En mi opinión, aunque un terapeuta ingresa económicamente lo mismo (o incluso menos) con un cliente semanal que con dos clientes quincenales, siempre es mejor elegir lo primero, pues la labor terapéutica será, en principio, mucho mejor. 

2. Salvo en casos leves o meramente orientativos o reeducativos. O en los procesos de duelo y precierre de terapias ya casi finalizadas. 


Temas relacionados
:
¿Se extinguirá la psicoterapia?

© JOSÉ LUIS CANO GIL
Psicoterapeuta y Escritor
Marzo/2014
© Se admite la reproducción de este artículo, citando al autor y la URL correspondiente.

¿Te ayudan estos artículos?

 

www.psicodinamicajlc.com