ARTÍCULOS
José Luis Cano Gil - Psicoterapeuta y Escritor

Artículos

 

10 Recetas para el amor

 

1. El amor es un lujo.

No es una obligación, ni es un deber, ni un poder, ni un negocio, ni una propiedad. Es el regalo compartido de dos personas que eligen con libertad permanecer juntas. Por ello, si tu pareja sigue a tu lado cada mañana, ¡agradéceselo!  Y si se ha ido, agradécele también de corazón cuanto aprendiste con ella y que ya formará parte para siempre de ti.
 

2. El amor no es para todos.

No todo el mundo puede -ni debería- emparejarse. El amor exige ciertas aptitudes que no todas las personas poseen. Algunas de dichas aptitudes son, p.ej., madurez, capacidad de vinculación, generosidad, ternura, compromiso...
 

3. El amor es la máxima prioridad.

Si el amor no ocupa el primer lugar en tu jerarquía de necesidades, tus relaciones no serán largas ni felices. El amor no admite ser "segundo plato", ni subordinarse a otras ambiciones o pasiones (profesionales, sociales, económicas, etc.).
 

4. El amor no tiene fecha de caducidad.

Los ignorantes dicen que el amor es efímero o, por el contrario, eterno. Ni una cosa ni otra. El amor dura simplemente lo que ambas personas deseen, es decir, desde 1 segundo hasta 1 siglo.
 

5. ¡Líbrate del enamoramiento!

Mientras sigues enamorado, estás ciego, confundido, no ves ni comprendes nada. Sólo cuando despiertas a la realidad puedes comenzar a amar.
 

6. El amor es compatibilidad.

Desengáñate: si vuestras formas de ser no son claramente compatibles, más aún, complementarias, vuestra relación no durará. Todo lo que tú eres (y no simplemente lo que "haces") debe ser precisamente lo que tu pareja necesita. Y viceversa.
 

7. Los tres secretos.

Confianza. Respeto. Amistad. Sin ellos, vuestra relación es un espejismo.
 

8. Sentirte amado/a.

Sólo hay algo más difícil que amar: sentirte digno/a de recibir amor. Ninguna relación llenará tu corazón si tú, como una radio apagada, permaneces cerrado/a al afecto. ¡"Conéctate" al amor"! Para ello necesitas autoestima.
 

9. Si todo falla, pedid ayuda.

Cuando enfermas, vas al médico. ¿Por qué, si falla vuestra relación, no acudís al terapeuta? ¡Cuántas relaciones podrían salvarse de este modo!
 

10. Y si vuestra  relación se rompe...

Tómate tu tiempo para comprender -sin acusaciones- lo sucedido, vive tu pérdida y rehaz tu vida.
 

© JOSÉ LUIS CANO GIL
Psicoterapeuta y Escritor
Junio, 2008
© Se admite la reproducción de este artículo, citando al autor y la URL correspondiente.

 

www.psicodinamicajlc.com