La loca negación de la locura

DIARIO PERSONAL

Si un perro está lleno de parásitos, llagas u otras enfermedades derivadas del hambre y el maltrato, denunciamos inmediatamente al dueño, curamos en lo posible al animal y lo entregamos a otras personas que sí sepan amarlo. No negamos que el perro esté enfermo, ni decimos que sus males son "prejuicios" o "constructos" socioculturales, ni pretendemos "normalizarlos" o convertirlos en "especificidades" o "derechos" caninos, etcétera.

Pero esto es exactamente lo que hacen algunos ideólogos políticos con los trastornos psicoafectivos (es decir, con las secuelas traumáticas de la violencia) de las personas, para supuestamente "protegerlas" de la discriminación social y los abusos de la psiquiatría. Es decir, pretenden defender a las víctimas del maltrato infantil no comprendiéndolas y cuidándolas mejor, sino... ¡reivindicando sus daños!

Desde posturas tan terriblemente ciegas e irresponsables, encubridoras de las fuentes del mal, la civilización del maltrato humano puede continuar.

Presentación  •  Enfoque  •  Servicios  •  Artículos  •  Libros  •  Más Info  •  Contacto
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  Barcelona   •  © Copyright