De buenos y malos

DIARIO PERSONAL

Para J. A. B.

Si algo me quedó claro desde el comienzo de mi trabajo es que no hay personas "buenas" o "malas". Existen buenas y malas acciones (según criterios prácticos, morales, sociales); existen el Bien y el Mal (como generalizaciones); existen personas que pueden realizar actos virtuosos y/o malvados, etc. Pero es imposible catalogar a nadie como bueno o malo porque, en el fondo, nadie sabe lo que hace. Nadie tiene la menor idea de por qué es, siente, piensa o actúa de un modo u otro, ya que los determinantes de ello son muchos y, en su mayoría, inconscientes. Es decir, toda persona, haga cosas buenas o malas, sólo es títere de sí misma y nunca lograría "cambiar", pese a todos sus esfuerzos, sin contar -y trabajar- con aquellos condicionantes. (Aunque sí puede, naturalmente, fingirlo ante sí misma y los demás).

Lo interesante es que, cuando algunos presuntos "buenos" llegan a profundizar en sí mismos, descubren que también tienen lados oscuros... y entonces ya no necesitan seguir siendo tan compulsivamente bondadosos. Y cuando algunos supuestos "malvados" se atreven a hacer lo mismo, también descubren sus lados amables y, sobre todo, se reconcilian con los demonios que alientan sus maldades, por lo que éstas dejan de ser tan grandes. ¿Qué necesidad tiene, en efecto, cualquier persona de ser demasiado "buena" o "mala", si es consciente de las causas y efectos de su conducta y, gracias a ello, ha aprendido a estar más en paz consigo misma?

La calificación moral de la gente -no así de sus acciones- es absurda y demuestra una profunda ignorancia de la naturaleza humana. Claro que la sociedad debe cultivar valores morales, defenderse de los delincuentes, etc. Pero separar cualquier acción de sus determinantes conscientes e inconscientes; ignorar dichos determinantes y clasificar a las personas sólo por sus comportamientos, no tiene la menor utilidad práctica, terapéutica ni preventiva para nadie. Nunca hubieron buenos ni malos porque nunca existió la libertad psicológica. Sólo hay personas que fueron amadas o maltratadas. Gente, por tanto, "programada" para hacer el bien o el mal.

Presentación  •  Enfoque  •  Servicios  •  Artículos  •  Libros  •  Más Info  •  Contacto
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  Barcelona   •  © Copyright