Sin ovejas no hay lobos

DIARIO PERSONAL

En mi opinión, lo terrible no son los lobos, pues muchas ovejas lúcidas y con coraje podrían debilitarlos gravemente. Lo dramático son las ovejas, ya que nunca hay suficientes para ello y, si las hay, a menudo son dirigidas/engañadas por lobos con piel de cordero, y/o financiadas por lobos sin disfraz.

Pero lo peor es el orgullo de los rebaños. Siempre los de abajo, comprensiblemente resentidos y envidiosos con los de arriba, se arman con la ególatra coraza de la "Dignidad", creyéndose por ello mejores que los poderosos. Como si las virtudes y defectos del ser humano dependiesen de su estatus. Esta vanidad de los pobres los anestesia contra su propia ignorancia, sus miedos, sus maldades humanas, su inconfesable dependencia de los ricos odiados... Y así, totalmente enajenados, olvidan trágicamente que sin ovejas no hay lobos.

Por eso los lobos -como el Casino- siempre vuelven a ganar.

Presentación  •  Enfoque  •  Servicios  •  Artículos  •  Libros  •  Más Info  •  Contacto
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  Barcelona   •  © Copyright