Credulidad social

DIARIO PERSONAL

Cualquier información que un gobierno da sobre cualquier asunto, ¿hasta qué punto puede ser verificada por personas independientes? Porque, si no es así, cualquier noticia oficial es, por definición, propaganda.

Lo preocupante no es ya la falta de transparencia o democracia de los gobiernos. Ni siquiera la ignorancia, el miedo o el interés egoísta de las personas, que son por ello fácilmente engañables y sobornables. Lo peor es, en mi opinión, la credulidad de la gente. Ese cándido infantilismo, ese religioso -y casi suicida- afán de hallar la salvación en los depredadores más voraces aunque sonrientes.

Presentación  •  Enfoque  •  Servicios  •  Artículos  •  Libros  •  Más Info  •  Contacto
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  Barcelona   •  © Copyright