Los salvadores

DIARIO PERSONAL

Muchas personas "aman" demasiado. Aprendieron desde niños a ser "buenos" para ser queridos, y después dan mucho más de lo que reciben con la misma esperanza. Pero nunca funciona. No aman de verdad, sino forzándose, "comprando" amor; y sus beneficiarios lo notan. Por eso éstos parecen "ingratos". Quizá no pidieron la ayuda del salvador. O no fueron atendidos en sus verdaderas necesidades. O se ahogaron bajo el celo opresivo del ángel. O simplemente tampoco saben amar... Y el salvador, pese a la secreta vanidad por el mérito de sus sacrificios, se siente cada vez más resentido y vacío. No ha descubierto que el amor no compra ni salva a nadie. Que sólo es un lujo madurativo. La fortuna de quienes saben cuidarse mutuamente.

Presentación  •  Enfoque  •  Servicios  •  Artículos  •  Libros  •  Más Info  •  Contacto
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  Barcelona   •  © Copyright