La felicidad sexual

DIARIO PERSONAL

Un problema del sexo es que, además de por placer, siempre ha sido utilizado con toda clase de fines espurios. Por ejemplo, como  moneda de cambio. Para sentirse "normal" o aceptado. Para complacer. Agradecer. Dominar. Ganar. Obedecer. Chantajear. Obtener cosas. Demostrar algo. Autoafirmarse. Exhibirse... Por ello el sexo es tan extremadamente equívoco, generador de confusiones conscientes e inconscientes. Y quizá por eso tanta gente no es feliz sexualmente.

La verdadera empatía sexual -la que llena el alma- no consiste simplemente en compartir placeres, sino deseos. El gozo, aquí y ahora, de desearte y ser deseado por ti. ¿Cuántas personas tienen la suerte, en efecto, de compartir sinceramente sus genuinos y mutuos anhelos sexuales, sin trampas, enredos ni manipulaciones?

Tal vez esto ayude a explicar muchos problemas y disfunciones sexuales, dentro y fuera de la pareja. Y también la soledad sexual de mucha gente.

Presentación  •  Enfoque  •  Servicios  •  Artículos  •  Libros  •  Más Info  •  Contacto
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  Barcelona   •  © Copyright