El caparazón de las tortugas

DIARIO PERSONAL

Es obligatorio ser o parecer positivo, optimista, feliz. Es obligatorio, por tanto, ser o parecer fuerte, duro, capaz de soportar las amarguras de la vida... Por eso los supuestamente "fuertes" desdeñan con arrogancia a los supuestamente "débiles", ya que ven reflejada en éstos su propia vulnerabilidad oculta.

¡Qué triste que las acorazadas tortugas olviden que su grueso caparazón es precisamente una defensa contra su odiada "flaqueza"!

Presentación  •  Enfoque  •  Servicios  •  Artículos  •  Libros  •  Más Info  •  Contacto
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  Barcelona   •  © Copyright