Idealismo y materialismo

DIARIO PERSONAL

Los idealistas parecen buenas personas, soñadoras, románticas... Pero sus raíces son oscuras. El idealismo nace, contra toda apariencia, de la negación del presente, del rechazo de la realidad, incluso del odio a la vida. El idealista huye del mundo a través de las ideas.

Los materialistas parecen sujetos realistas, prácticos, con los pies en el suelo. Pero sus raíces también son lúgubres. El materialismo detesta lo vivo, sólo ve cosas útiles o inútiles, se aferra a los objetos y sus símbolos (el dinero). El materialista escapa del mundo a través de lo muerto.

Ambas formas de escapismo brotan del dolor y, por ello, sólo causan más dolor. Sus únicas alternativas son la consciencia, la sensibilidad y el amor.

Presentación  •  Enfoque  •  Servicios  •  Artículos  •  Libros  •  Más Info  •  Contacto
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  Barcelona   •  © Copyright