Los celos

Los celos son una lacra. Producen incontables sufrimientos en los celosos/as y, no hay que decirlo, también en sus víctimas. Aunque los celos forman parte natural del amor de pareja, a menudo se combinan con la propia neurosis adquiriendo una dimensión exagerada, convirtiéndose así en un cáncer del amor. Los celos pueden ser "fundados" o totalmente absurdos, cosa no siempre fácil de determinar, pues a veces el corazón capta cosas que la mente aún no sabe. En todo caso, cuanto más fuertes son los celos, más neuróticos y destructivos son.

Los celos excesivos siempre son síntomas. ¿Síntomas de qué? Podemos enumerar diferentes situaciones:

1) Problemas de relación. Fallos significativos de empatía, de afinidad, de comunicación, de confianza, de intimidad afectiva, de satisfacción sexual, de tiempo compartido, etc. Todo ello puede hacer sentir a algunas personas que su relación es demasiado pobre, demasiado frustrante y, por ello, demasiado vulnerable a las "tentaciones" del mundo exterior, alguna de las cuales podría arrebatar de su lado a su pareja (sobre todo si no confían demasiado, fundadamente o no, en ella). Sus celos expresan estos temores. 

2) Carencias amorosas tempranas. Las personas que sufrieron graves carencias afectivas, que tienen un hambre antigua de amor, suelen ser ávidas y posesivas con la pareja. Por tanto, viven con miedo perpetuo al abandono o la pérdida, de lo que sus celos son la expresión. 

3) Narcisismo. Las personas más narcisistas no aman, sino que "poseen" a su pareja, a la que necesitan controlar en todos los sentidos. A menudo, cualquier vivencia de la pareja al margen de este dominio -sobre todo, algunas relaciones personales- excitará la angustia, los celos, la envidia, la ira de la persona narcisista (más aún si sufre rasgos paranoides). Sus celos pueden alcanzar grados delirantes.

4) Inseguridad. Los individuos con muy baja autoestima no se sienten merecedores de amor y, en consecuencia, no se sienten capaces de conservar o  "retener" a su pareja.  Muchos sufren el continuo temor de ver confirmadas sus sospechas y que, en cualquier momento, su pareja pueda abandonarles por alguien más "interesante". Sus celos significan: "temo que suceda lo que creo merecer".

5) Proyecciones. Cuando alguien desea intensa o inconscientemente ser infiel, suele temer que su pareja también quiera lo mismo. "Piensa el ladrón que todos son de su condición". Sus celos expresan su propio deseo secreto, y/o el temor de que la pareja pueda "adelantársele".

6) Valores. Los valores morales y culturales de algunos individuos o grupos entienden la relación de pareja como un un contrato social y económico, un acta de propiedad, etc. Por tanto, cualquier "infracción" de dicho acuerdo sería no sólo una humillante traición, sino incluso un delito. Los celos son, aquí, una cuestión política, una forma de vigilancia de la "legalidad".

Etcétera.

Vemos, pues, que la psicodinámica de los celos exagerados puede ser muy variada. Para prevenirlos o superarlos sólo cabe descubrir y remediar los motivos específicos de cada celoso/a.

Presentación  •  Enfoque  •  Servicios  •  Artículos  •  Libros  •  Más Info  •  Contacto
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  Barcelona   •  © Copyright