Los sueños

Los sueños siempre han intrigado a los seres humanos, que hemos intuido -con razón- que significan algo. Suponer lo contrario es vivir en la ingenuidad racionalista. Ahora bien, ¿qué significan exactamente los sueños o cómo podemos descifrarlos?

Para la psicología psicodinámica los sueños son un lenguaje. Una forma encriptada de pensar, recrear o "digerir" mientras dormimos determinadas vivencias significativas sin resolver (deseos, temores, heridas, conflictos...), ya sean aquéllas de nuestro presente o nuestro pasado. Los sueños son, en otras palabras, un metabolismo, un proceso autosanador de la mente.

Su idioma es simbólico, jeroglífico, no sólo porque emerge de las capas profundas, preverbales del organismo, sino también para encubrir y protegernos de algunos de sus dolorosos significados. Lo que no quiere decir que no existan también sueños perfectamente explícitos.

El lenguaje de los sueños, como el verbal, tiene su propia "gramática". Posee su sintaxis, su vocabulario, sus "recursos estilísticos". Una de sus características es que puede crear narraciones complejas, es decir, con varias "capas" o significados, susceptibles o no de ser descifrados. Y aunque algunos de sus jeroglíficos son universales, muchos son también del propio individuo. Por eso no es posible interpretarlos de forma estandarizada.

Cada sueño es una creación totalmente personal del individuo en función de su vida actual y pasada, neurosis, creencias, circunstancias y sociocultura. En la terapia psicodinámica deben examinarse, por tanto, conociendo lo mejor posible al soñante y con la ayuda indispensable de sus propias intuiciones, aclaraciones y comentarios sobre lo soñado.

Por supuesto, los sueños emocionalmente más intensos, dolorosos (pesadillas) o, sobre todo, repetitivos, son los más significativos. Expresan algún tipo de conflicto relevante que el sujeto no logra percibir o solucionar. Podemos entenderlos, así, como avisos o signos de "alarma" de nuestro inconsciente respecto a ciertos asuntos que deberíamos resolver cuanto antes. Son extremadamente útiles en psicoterapia.

¿Para que sirve descifrar un sueño? Obviamente para conocernos mejor a nosotros mismos. Como los sueños expresan de noche lo que muchas veces no nos atrevemos a afrontar de día, los sueños constituyen un excelente medio de análisis y "diagnóstico" de nuestros problemas. Por eso deberíamos tomárnoslos muy en serio, anotarlos y reflexionar en ellos. Y naturalmente, siendo frutos de nuestra más honda intimidad, jamás contarlos a cualquiera ni a la ligera.

Presentación  •  Enfoque  •  Servicios  •  Artículos  •  Libros  •  Más Info  •  Contacto
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  © Copyright