Últimos Coments:

Héctor Cantó (Sala de Ser 2018): Gracias Neo, le echaré un ojo cuando pue… 23/Ene 18:55
Langstrum (Sala de Ser 2018): Huele a miedo. Miedo a la responsabili… 23/Ene 18:01
Isis (Los falsos pacien…): Muchas gracias Dr. Cano. Estoy de acuerdo… 23/Ene 16:41
VVVV (Sala de Ser 2018): Respecto al tema que planteas, pienso q… 23/Ene 11:41
VVVV (Sala de Ser 2018): Pues me ha encantado!! Si lo has podido… 23/Ene 11:23
Dan Ross (Sala de Ser 2018): Comparto otro enlace, sobre efectos de ci… 23/Ene 10:13
Neo. (Sala de Ser 2018): No, no es a Alice Miller a quien cita si… 23/Ene 07:30
Dan Ross (Sala de Ser 2018): En relación a esto, mi postura, desde q… 23/Ene 07:06
Héctor Cantó (Sala de Ser 2018): A Dan Ross, Gracias por el aporte. Consi… 22/Ene 23:20
Langstrum (Sala de Ser 2018): Hola! Pues.... yo el otro día coment… 22/Ene 17:51
ARCHIVO
 Sala de Ser
RSS

Mis ebooks






Ver más
 Cine

Temas

Citas

Facebook



 
Último post: Últimos comentarios:
Héctor Cantó (Sala de Ser 2018): Gracias Neo, le echaré un ojo cuando pue… 23/Ene 18:55
Langstrum (Sala de Ser 2018): Huele a miedo. Miedo a la responsabili… 23/Ene 18:01
Isis (Los falsos pacien…): Muchas gracias Dr. Cano. Estoy de acuerdo… 23/Ene 16:41
VVVV (Sala de Ser 2018): Respecto al tema que planteas, pienso q… 23/Ene 11:41
VVVV (Sala de Ser 2018): Pues me ha encantado!! Si lo has podido… 23/Ene 11:23
Dan Ross (Sala de Ser 2018): Comparto otro enlace, sobre efectos de ci… 23/Ene 10:13
Neo. (Sala de Ser 2018): No, no es a Alice Miller a quien cita si… 23/Ene 07:30
Dan Ross (Sala de Ser 2018): En relación a esto, mi postura, desde q… 23/Ene 07:06
Héctor Cantó (Sala de Ser 2018): A Dan Ross, Gracias por el aporte. Consi… 22/Ene 23:20
Langstrum (Sala de Ser 2018): Hola! Pues.... yo el otro día coment… 22/Ene 17:51
04 Enero 2018

La orfandad del mundo

Por JOSÉ LUIS CANO GIL

Nota: Este post puede herir la sensibilidad de algunos lectores.

Si tomas la pastilla roja,
yo te enseñaré hasta dónde llega la madriguera de conejos.
(Matrix-1)

El que pueda entender, que entienda. (Jesús de Nazaret)

Creo que uno de los conceptos fundamentales que separan a algunos terapeutas es el de "madre tóxica". ¿Qué significa esto? Para la mayoría, una madre tóxica es alguien que, pese a sus defectos, sigue siendo una madre a la que cabe amar, odiar, etc., y preferiblemente comprender y perdonar. Para unos pocos, en cambio, una madre nociva no es, en rigor, una madre. Más bien es una "no-madre". Se trata de un fraude, una quimera semántica, una defensa psicológica y social contra el terror más hondo e insoportable del ser humano: la orfandad. Por eso, la mayoría de terapias no se atreven afrontar la causa última del sufrimiento de sus clientes, que es precisamente su orfandad secreta. La misma que atormenta a millones de seres humanos.

Si un animal muere por ineptitud del granjero, para la víctima no hay diferencia entre un mal cuidador o ningún cuidador, puesto que el resultado es el mismo. (De hecho, quizá el mal granjero fue incluso peor que nada, pues acaso sus negligencias aceleraron la muerte del animal o prolongaron su agonía). Igualmente, para un bebé que llora en la noche no hay diferencia entre una mala madre (o padre, o enfermera, o vecina....) que no acude a su rescate, y la soledad absoluta. Lo único real es que nadie lo atiende. Así, una verdadera madre puede ser "buena" o incluso "regular" (1), pero no puede ser "mala". El concepto "mala madre" es autocontradictorio, antitético, absurdo. Es una noción fantasma como la ilusión cerebral de un brazo amputado. La usamos simplemente por inercia linguística, por necesidades sociolegales y, por supuesto, por el hecho innegable de que esa mujer parió al niño y no tuvo más remedio que aplicarle algunos cuidados físicos básicos (y legalmente obligatorios): alimento, ropa, médicos, escuela... Pero una madre tóxica, dado que no proporciona psicoafectivamente a su hijo/a nada relevante para su maduro desarrollo, sino principalmente una neurotización derivada de todas las formas del desamparo, es, en esencia, una madre inexistente. Una no-madre (2). Y el sujeto es por ello, no sólo metafóricamente sino en un sentido muy real y profundo, huérfano.

La orfandad secreta causada por la madre tóxica es inherente a todos los procesos neuróticos de importancia y es, en mi opinión, uno de los máximos tabúes de la Psicología. Pero, a pesar de todos los intentos sociales por negar tal orfandad, no hay modo alguno de soslayarla. Ningún engaño ni autoengaño, ninguna tergiversación, ningún eufemismo, ningún paño caliente con que intentemos negar la insoportable evidencia, podrá anular el hecho de que nuestro corazón -nuestro inconsciente- lo sabe todo desde el principio. Ni un solo minuto de su vida ha dejado de sentir que su "madre" le falló siempre. Que, en el fondo, no tiene nada a qué aferrarse ni nadie que no sea imaginario. Que es huérfano. Éste es el mal, la carcoma, el demonio invisible que siempre ha torturado su desdichada personalidad... Sólo las personas que, renunciando a sus fantasías pseudoparentales, se atrevan a llamar a las cosas por su nombre, podrán aliviar gradualmente su destino. (3)

Desengañémonos: el mundo no está cargado de "familias tóxicas", etc., sino de siniestros orfanatos gobernados por toda clase de funcionarios incompetentes o perversos. Millones de niños no son "hijos" cuidados amorosa y adecuadamente por nadie, sino huérfanos violentados en lóbregos calabozos de terror, culpa, ira y mera supervivencia física. (4) ¡Y se les exige gratitud por ello! Ésta es la caja de Pandora de muchísimos neuróticos. Quienes se atrevan a abrirla y expulsar a sus monstruos tendrán alguna oportunidad de ser más felices.

__

1. La función materna no depende de factores biológicos, etc., sino del establecimiento de lazos psicoafectivos sanos capaces de proporcionar seguridad, afecto y modelo de referencia al hijo/a. Cualquier persona suficientemente madura y amorosa puede desarrollar tales vínculos. ¡Incluso los terapeutas somos a veces un poco "madres" o "padres" de nuestros clientes! 

2. Igual que, p. ej., si tu pareja a menudo te ignora, maltrata o te es infiel, no tienes "pareja" en absoluto; o si tu ordenador falla continuamente no tienes ordenador. Esta alienación del lenguaje, por la que solemos llamar a las cosas no por su naturaleza y funciones reales, sino por sus apariencias o nuestros deseos o esperanzas, la vemos en muchos otros asuntos humanos: amor, libertad, espiritualidad, política, amistad, familia, salud mental, psicoterapia... De este modo, confundimos habitualmente lo sucedáneo con lo real, llamamos a cualquier cosa de cualquier manera y, al final, nada acaba significando nada. 

3. No es posible, a mi juicio, la psicoterapia sin un sentimiento mínimamente "trágico", existencialista de la vida. Diversos humanismos (budista, cristiano, marxista...) han sabido siempre que la vida es fundamentalmente dolor, conflicto, y que sólo podemos reducir éstos aceptándolos de antemano. Por eso, en un mundo tan frenéticamente escapista, hedonista e infantil como el actual, donde todo es supuestamente biológico, tecnológico o simplemente "divertido", la verdadera psicoterapia es difícil de ejercer, pues muchos la confunden con un juguete más de la fiesta. 

4. Por eso la moral del perdón tiene poco sentido. No hay nadie a quien perdonar, ni nadie que pida perdón o deba ser perdonado. 

¡Salva tu intimidad!Sin miedo a las mujeres
PRINCIPAL | ARCHIVO

15 comentarios
ComentarÚltimo Comentario
 VVVV  04/Enero/2018 13:59
Artículo agitador donde los haya. Gracias Jose Luis.
Recuerdo cuando hablé con mi primera terapeuta que estaba huérfana y rápidamente me espetó que mis padres no habían muerto. En ese momento, no comprendía muy bien todo lo que me pasaba, afortunadamente esa frase dió algunas vueltas dentro de mí. Y pasado algún tiempo, pude encontrar las palabras: me sentía huérfana porque mis padres no habían dado ni a mí, ni a mis hermanos la protección y seguridad necesaria para tener un hogar en cálido, para tener una infancia sin temores.

Rotundamente si hay malos padres. Nefastos padres. Padres infantilizados que necesitan de palmaditas en la espalda para justificar su pesada vida en lugar de tomar decisiones y asumir consecuencias, padres que necesitan exponer su vida para dar pena y recibir ánimos de otros adultos igual de ineptos y no darse de bruces con su propia ineptitud.
Que no se merecen tener ese privilegio de ser padres, ya que no lo aprecian. Porque no dan vida, si no que absorben lo genuino de sus hijos, intentando controlarlos, haciendo del límite una distorsión continua y necrosando todo intento de felicidad, de espontaneidad.

Adultos que lejos de preguntarse qué les ocurre y entender que el problema viene de un legado de podredumbre emocional, adultos que arrastran esa nube negra y van culpando a otros y descargando su tormenta sobre sus propios hijos. Repartiendo drama e insatisfacción. Si un niño vive en un ambiente así: cómo puede entender el mundo, cómo verá a los demás, cómo armará su relación de pareja una vez crezca, cómo se relacionará con sus hijos, será un adulto o un niño con cuerpo de adulto que sigue reclamando aquello que no obtuvo en su infancia.

Yo he sido uno de esos adultos. Exigente y demandante con mi pareja. Hasta el punto narcicista de querer entender sólo lo que a mi me pasaba. Pudiera ser una excusa, pero quizás era parte de mi tránsito. Lo peligroso de ello, es que casi me cuesta perder a una gran persona.
Si hubiese tenido hijos, seguramente hubiese descargado con ellos. Así suma y sigue.

Sólo un proceso terapéutico libre de moralinas demagógicas puede encendernos otras bombillas para ver qué nos ocurre, para atravesar ese dolor que decidimos olvidar para seguir aparentemente con nuestras vidas, hasta que un día pese a querer olvidar, hay vivencias demasiado dolorosas que si no se hablan y se lloran, si no se sacan de dentro, ante ciertas situaciones del presente vuelven a recordar que algo pasó. Antes de llegar a cierta consciencia, se dan más vueltas que un trompo, caminos y personas que nos volvían a desorientar, hemos querido perdonar, olvidar y seguir con nuestra vida, pero esto no funcional así.

El perdón al igual que el amor no se da a personas que te hacen daño. Es un mecanismo de supervivencia no querer tener relación con personas que te han dañado, porque pueden volver a hacerlo. Es importante saber protegerse.

Cada uno que dé lo quiera dar, yo he comprendido lo que me hace estar en paz conmigo misma y no es precisamente esforzarme con personas que restan. Me quedo con las personas que suman.

Las vivencias que tuvimos con nuestros padres formarán siempre parte de nuestra vida, aunque creamos que quedó lejos en el tiempo. Pero el tiempo no es lo que cuenta, si no la emoción. La emoción no entiende de fechas, sino de vivencias.

Aunque al final he hablado en plural y el artículo versa sobre las malas madres. Podéis cambiar el plural de padres por madre y vale igual.

Saludos   Resp.
 yan  04/Enero/2018 20:42
Leerlo ha sido mi píldora roja. Un camino dolorosísimo (a veces estar por horas en posición fetal llorando y aterrorizada al saber quién fue la mano que mecía mi cuna) y gratificante al vivir la realidad y cambiar lo que sí esta bajo mi control (mis elecciones de amistades, de pareja y sobre todo mi maternidad). He aceptado la forma de ser de quienes me dieron la vida pero ya no tienen acceso a mi vida ni a la de mis hijos. La vejez no te hace mas sabio y amoroso, la vejez puede recrudecer el comportamiento tóxico, empezaron a abusar de mis hijos y ese fue el punto final. Gracias por sus escritos, por su sensibilidad y su inteligencia.   Resp.
 er david  05/Enero/2018 14:59
no, la familia no deja de transmitir informaciones aunque no transmita ninguna. la sanacion viene de la curacion de esos arquetipos (si desde un punto de vista generacional se habla). si como en este caso se tiene una madre que abandona eso no quiere decir que no se tenga si no que se tiene ese modelo y es EL MODELO lo que hay que sanar. y visto lo que se dice en el punto numero cuatro al final del articulo el autor no tiene ni idea de lo que es el proceso del perdon (que no vale con decir "hala te perdono" y ya esta). sin el perdon lo que hay es un enganche con la emocion que esta generando el conflicto (rencor, culpa, etc) que es lo que hace que se de todo el mal rollo.   Resp.
 Tatum  05/Enero/2018 18:14
(A er david) Como al parecer tú tienes más idea del proceso del perdón, ¿podrías explicarlo? ¿Cómo se perdona a quien te sigue machacando? ¿Cómo se perdona a quienes jamás reconocieron sus errores y te han fastidiado la vida?

Estupendo artículo!

Un saludo   Resp.
 VVVV  05/Enero/2018 19:53
(A Tatum) Si me lo permites Tatum, ya que has planteado una pregunta muy interesante que me ha hecho reflexionar, me gustaría compartir mi vivencia personal.

Para mí el perdón, no es olvidar, ni tratar de forzar ningún tipo de relación, ni desarrollar emociones de compasión, porque al final no me sale. Para mí, la palabra perdonar tal y como se entiende socialmente no me vale. Algo se ha desvirtuado. El perdón es para algo que ha ocurrido de forma aislada una vez y se pone remedio para no volver a repetir una acción desafortunada. Porque esa relación merece la pena y entonces las dos partes llegan a un encuentro para reparar el daño y la desconfianza que se genera tras el daño.
El perdón parte de que haya un arrepentimiento por la persona que daña y una acogida de eso perdón por parte de la persona dañada, porque vale la pena apostar por esa relación, pero a mi parecer una persona que ha machacado constantemente a otra no ofrece nada bueno y en estos casos el perdón pierde toda su esencia.

Si perdonar es dejar ir, olvidar, comprender al otro..., en mi caso todo esto lo he puesto en práctica antes de llegar al momento actual. Y no me ha servido.

Me acabas de dar una idea fabulosa. Creo que voy a ir construyendo mi propio diccionario de emociones.
Siguiendo con el tema si no se perdona, entonces algunas personas pensarán en otro sentimiento, el rencor. El rencor es muy sano, de verás, sirve para no perder de vista a quien te ha dañado. Es un sistema de largo alcance para no que te la vuelvan a dar. ¡Ojito!

Volviendo a un tono más serio, ¿cómo se puede perdonar a alguien que ni siquiera repara en el daño?.
A través de un proceso terapéutico comprendí que en las relaciones de padres e hijos, no son los hijos los que han de responsabilizarse de las cagadas de sus padres, ellos han tenido muchas oportunidades de comprender lo que pasaba. En mi caso sabían que iba a terapia. Más claro el agua.

Los padres maltratadores, han sido perdonados millones de veces, porque un hijo desea querer a sus padres. Un hijo vuelve a sus padres muchas veces. Acaso no han sido suficientes oportunidades los 27 años que estuve bajo su techo. Desde los 10 soñaba con hacerme mayor, terminar mis estudios para encontrar trabajo y marcharme de mi casa.

Actualmente el perdón no es un objetivo para mí. Y curiosamente puedo dormir y me siento en paz. Siento que ya no me alteran los ruidos (cualquier cosa me alertaba y me sacaba de mi descanso), mi sueño es del tirón, me doy tiempo para dar respuestas si no estoy segura, digo no lo sé o no puedo, pido ayuda a la gente de mi confianza, algunas veces patino y no me lo recrimino demasiado y me digo ¡no pasa nada!, pido perdón si me equivoco. Se puede vivir sin tener una pesada losa que diga "tienes que perdonar a tus padres".

Para llegar hasta aquí he llorado mucho y he sufrido. No ha sido el camino de baldosas amarillas, que está muy bien señalizado. En mi proceso terapéutico me permití por primera vez dirigir mi rabia a quienes me hicieron tanto daño, a quienes me abandonaron en mi llanto, a quién no respetaba mis momentos de juegos, de estudios, a quien según su estado emocional el día podía ser tranquilo o estallar en peleas, a quienes pusieron un pestillo en mi habitación encerrándome hasta un fin de semana completo..., el odio no se ancla en el corazón. Sirve para liberar la tensión y no tiene que llegar a una acción violenta. Simplemente es importante sentir y recordar quienes no te quieren y te dañan.

Durante muchos años sentí que me odiaban, que no era lo que ellos esperaban de mí. Que me lo merecía porque no era lo suficientemente buena. Al final siempre la cagaba. Eso pensaba yo.

Hoy pienso que me robaron mi infancia, me hicieron una persona vulnerable e insegura, miedosa, complaciente, pero no del todo. Algo se salvó y aunque haya ocasiones en las que los fantasmas vuelven a aparecer me doy mis tiempos, escribo, hago cosas que me dan "gustito", me mimo, hablo con personas que respetan y entienden mi dolor sin juzgarme, cojo cita con mi terapeuta, no me exijo en esos días demasiado y aplazo las cosas que requieren más de mí. Así voy.

Hacer consciente un proceso tan emocional, hace que puedas dirigir tu impotencia, tu rabia hacia quien te hace daño, que puedas defenderte de muchas maneras, no siempre hay que entrar en una lucha, ni en confrontaciones, también la huída, la evitación, no tener contacto alguno es una forma de protegerse, de defenderse.

Cada uno sabe lo que vivió. Así que creo que cada persona tendrá que descubrir hasta qué punto quiere llegar.
Es un proceso tan íntimo y personal que dar prescripciones generales me da cierto respeto, porque creo que cada cual ha de recorrer su camino, interferir en ello dando lecciones de vida es interferir y dañar.
Ánimo y un abrazo.   Resp.
 Héctor Cantó  05/Enero/2018 20:04
(A er david) Hola er david,

Uno que espera junto a Tatum a que respondas sus preguntas.

Tómate tu tiempo, mientras voy a ver un episodio de The Wire.   Resp.
 salvador gaviota  05/Enero/2018 20:04
(A er david) Estimado David,permíteme, en primer lugar, que suprima tú "er".Creo que mereces, para ti mismo, mejor tratamiento que el que se desprende de ese apelativo.
En segundo lugar,es cierto que las "informaciones familiares" a las que aludes en tú post, pueden ser por omisión,tanto como por acción strictu-sensu.
Ahora bien,dicho esto,me parece que no has entendido el significado del artículo que comentamos.
Dices que hay que sanar el modelo arquetípico.Precisamente no es dicho modelo lo que hay que sanar,pues el modelo de que se trata está perfectamente dibujado en el artículo.En efecto una madre/padre puede ser buen@ o regular,pero nunca mal@,porque tal condición va contra el arquetipo modélico de lo que han de ser unos padres,cuando menos aceptables.En consecuencia,es la ausencia de modelo lo que el articulista examina y los agentes humanos que,ahora si precisamente,hay que sanar en tanto en cuanto encarnan la antítesis del arquetipo.
Por último,decirte que confundes lo sustantivo del artículo con una nota a pie de página.Lo que citas como punto cuatro del artículo no es otra cosa que una información adicional que ,sin pertenecer a la linea general del argumento,lo complementa.
Si profundizaras en la lectura de los artículos de éste blog,verias, por ti mismo, que el autor de los mismos conoce perfecta y sobradamente la dinámica del perdón en todas sus vertientes y muy en particular los muy negativos efectos de eso que tú llamas"hala.......y ya está".
Por ello,esa nota a pie de página revela no lo que tú crees,sino,al contrario,un profundísimo conocimiento teórico y práctico de lo que el perdón significa.
Recibe un cordial saludo.   Resp.
 Tatum  06/Enero/2018 12:50
(A VVVV) Bonito mensaje, VVVV.

Los que hemos pasado por algo similar te entendemos perfectamente.

gracias por compartirlo ;)   Resp.
 VVVV  06/Enero/2018 19:41
(A Tatum) Gracias Tatum.
Los escritos reflejados en este blog, de muchos de vosotros, me ayudan a reflexionar y seguir caminando.   Resp.
 Neo.  07/Enero/2018 02:40
(A VVVV) Me ha gustado mucho esta entrada de José Luis pero sobre todo me han gustado mucho estas palabras de tu comentario, que (me) llegan en un buen momento:

"El perdón al igual que el amor no se da a personas que te hacen daño. Es un mecanismo de supervivencia no querer tener relación con personas que te han dañado, porque pueden volver a hacerlo. Es importante saber protegerse.

Cada uno que dé lo quiera dar, yo he comprendido lo que me hace estar en paz conmigo misma y no es precisamente esforzarme con personas que restan. Me quedo con las personas que suman."

Gracias por recordar (me) lo importante (que, aunque pueda ser obvio, a veces es bueno que alguien (nos) lo recuerde).   Resp.
 Dulcinea  07/Enero/2018 10:50
Buenos días: Luce un sol tímido en mi pueblo. Muchas gracias x este artículo, José Luis. Te tuteo xq, creo, somos cercanos en edad. Tus artículos son muy interesantes e iluminadores. Formas parte ya de esas personas amigas que nos brinda la tecnología. Feliz Año Nuevo, Feliz Vida Nueva.   Resp.
 VVVV  07/Enero/2018 18:56
(A Neo.) De nada. Tu y otras personas también me ayudásteis a recordar cosas importantes con los comentarios en el post "Decálogo de la madre basura".

Estuve mucho tiempo leyendo este blog y el de Olga en las sombras y este año me he animado a dar un paso más y participar de forma más activa.
Compartir mi dolor, ha sido uno de los ejercicios más importante que estoy realizando en esta etapa de mi vida. Antes sentía mucha vergüenza. No me permitía ni imaginarme hablar mal de mis padres.

Y este es un sitio donde me siento en modo seguro.
Saludos.   Resp.
 Alguien  09/Enero/2018 09:55
La madre tóxica es muchísimo peor que la orfandad donde por lo menos esta condición se basa en sucesos que efectivamente han sucedido (muerte de la madre), tiene un explicación "lógica" y es compartida por el entorno social.

El fenómeno de madre tóxica es infinitamente peor que estar huérfano de verdad, ya que la víctima no consigue une explicación lógica porque no existe, al estar el cuerpo de la madre presente sigue alimentando la ilusión de una madre que nunca vendrá porque nunca existió y para colmo el entorno se la pasa diciéndole que por lo menos tiene la suerte de haber tenido madre, que no es para tanto, que la perdone, etc,etc: es decir no le considera huérfano ya que en realidad lo que les preocupa es respetar el cuarto mandamiento y mantener la estabilidad social con la sacrosanta familia en su pináculo. Cualquier otra cosa produce angustia. En este caso la víctima es un "daño colateral" a sacrificar en el altar de la estabilidad social.

¿ Donde está escrito el que las familias deben permanecer unidas a pesar de cualquier barbaridad ?

¿ Quien será mas tóxico: la madre o nuestro entorno social-buenista que va de moral pero que en realidad es inmensamente ignorante.....e ignorante de su ignorancia ?,

¿ Por qué insisten en dar consejos de cosas que no entienden ?...para reducir su angustia.

La raíz latina de la palabra familia proviene de famuli o "criado" que forma parte del "fámulos" que es la dotación de esclavos de cualquier casa noble en la Roma Imperial y que forma la base de esa economía esclavista. Para meditar.

Buda tenía que haber sido alguien muy pero muy especial para sentir cierta compasión por todo esto.   Resp.
 Alguien  09/Enero/2018 10:00
No existe nada que una más a una familia en su neurosis que salvaguardar sus secretos.   Resp.
 JABOJA  21/Enero/2018 03:38
ESTOY GRATAMENTE SORPRENDIDO POR LA CLARIDAD Y PROFUNDIDAD DE LOS QUE PARTICIPAN EN LOS COMENTARIOS A TU ARTÍCULO... JOSÉ LUIS FELICIDADES TU GRAN TRABAJO: ESTÁ DANDO BUENOS FRUTOS.   Resp.
 

Publicar un comentario:

(Previa revisión del Moderador • Normas)

Control Antirobot:
 

¡Salva tu intimidad!Sin miedo a las mujeres
 
Página Facebook:
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright   Motor: Pivotx
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright
  Motor: Pivotx
Blogalaxia   Paperblog  psicólogos en Barcelona (ciudad) y Barcelona