Últimos Coments:

SandraEnya ("Yo no soy femini…): Buenas tardes. Como veo que este hilo de … 22/Oct 13:48
JLC (El lenguaje secre…): Lo siento mucho, anónima. Quizá te ayude… 20/Oct 10:22
Anónima (El lenguaje secre…): Yo tengo mas de una de esas manifestacion… 19/Oct 21:27
MD (Decálogo de la Ma…): Recomiendo, al que le interese, el "traba… 19/Oct 10:25
alguien (Al pan, pan y al …): - Hola - Hola - ¿ Que tal ? - Bien - ¿ Y … 19/Oct 04:47
ARCHIVO
 Sala de Ser
RSS

Mis ebooks






Ver más
 Cine

Temas

Citas

Facebook



 
Último post: Últimos comentarios:
SandraEnya ("Yo no soy femini…): Buenas tardes. Como veo que este hilo de … 22/Oct 13:48
JLC (El lenguaje secre…): Lo siento mucho, anónima. Quizá te ayude… 20/Oct 10:22
Anónima (El lenguaje secre…): Yo tengo mas de una de esas manifestacion… 19/Oct 21:27
MD (Decálogo de la Ma…): Recomiendo, al que le interese, el "traba… 19/Oct 10:25
alguien (Al pan, pan y al …): - Hola - Hola - ¿ Que tal ? - Bien - ¿ Y … 19/Oct 04:47
16 Septiembre 2017

"Agosto": un película con final feliz

Por JOSÉ LUIS CANO GIL
En 2011 escribí una entusiasta reseña de La celebración, la mejor película sobre maltrato infantil y posterior "terapia" familiar que había visto hasta el momento. La he recomendado muchas veces a mis clientes/pacientes. Pero he visto este agosto otra, titulada precisamente Agosto (John Wells, 2013), que me ha gustado también mucho. Quizá incluso más. Porque la primera, a pesar de su realismo (o tal vez debido a éste), castiga al padre pero deja a la madre en segundo plano, como mera encubridora pasiva de los hechos. (¡Qué fácil es utilizar a papá para salvar a mamá!). Pero en Agosto el personaje nocivo principal es precisamente la madre. (1)

La historia cuenta una reunión familiar a raíz de la desaparición del padre, con una madre enferma con sus tres hijas adultas, algunas de ellas con sus respectivas parejas, y algunos parientes más. La madre, pese a su enfermedad, es muy neurótica y cruel, y la familia, bajo las apariencias, está completamente deshecha y oculta además algún secreto. Las hijas sufren hoy sus naturales ambivalencias respecto a la madre, y entre ellas mismas, y hacia sus parejas, etc., de modo que ninguna de ellas ha logrado ser feliz en sus vidas. Y la reunión se va calentando...

La película me ha sorprendido por su amoralidad, por su milagrosa inmunidad al cuarto mandamiento, pese a provenir de ese vaticano del puritanismo que es Hollywood. Será porque su guionista es Tracy Letts, autor de la obra teatral homónima (que recibió un premio Pulitzer) de la que deriva la película. La cual, en plena sintonía con este blog, tiene afortunadamente un final "feliz". El único sano y maduro que merece. Por eso me ha encantado y os la recomiendo a todos/as.

__

1. Otra buena película sobre otra madre nociva (y famosa) es "Queridísima mamá" (Frank Perry, 1981).  

Sólo hay infancia¿Amar al prójimo como a uno mismo?
PRINCIPAL | ARCHIVO

2 comentarios
ComentarÚltimo Comentario
 Tatum  17/Septiembre/2017 11:19
Madre mía, teniendo como referente a la magnífica " La celebración", esta película no puede prometer más.

Y, creo que ya lo hablamos por aquí, completamente de acuerdo con el no-castigo a la madre en la de Vinterberg.

En cierta ocasión conocí a una chica que me explicó los abusos sexuales de su padre en la infancia y cómo su madre era completamente consciente de ellos y los aceptaba.
Pese a que el padre desapareció, desgraciadamente esta chica muestra una dependencia brutal de su madre a la que tiene que llamar a diario y por la que siente "pena" porque no "da para más" y "se siente muy sola".

Nada nuevo en el horizonte, tristemente. Pobre muchacha.   Resp.
 Titilandum  07/Octubre/2017 05:29
Muchas gracias por la reseña. He visto la película y también me ha gustado.

Dicho esto, termina cuando yo desearía que comenzara.

Creo que muchas veces la maduración del neurótico NO comienza aleatoriamente, ni por la gracia del terapeuta, sino como consecuencia de un absoluto derrumbamiento que no deja, en el vacío, más cimientos que una escalera hacia la madurez...
Como si la oscuridad se tornara tan densa que obligara a utilizar el oído para avanzar...Como si después de producirse un estallido demasiado intenso no quedara más remedio que escuchar ese pitido sordo, esa letanía que acompaña desde la infancia...

Así que me encantaría imaginar un epílogo. Pero uno donde hubiese un final saludable para los implicados. Puedo representarlo en mi mente para todos los personajes, salvo para el más neurótico de ellos...

¿Hay un umbral de neurosis del que uno no se recupera nunca (aunque desee hacerlo)?
¿Hay un nivel de daño a uno mismo (a las condiciones, especialmente sociales, de las que depende nuestra felicidad) que sea irreversible?

Me gusta pensar que existe siempre una posibilidad (aunque sea improbable, o incluso una posibilidad imposible).

Saludos,

Titilandum   Resp.
 

Publicar un comentario:

(Previa revisión del Moderador • Normas)

Control Antirobot:
 

Sólo hay infancia¿Amar al prójimo como a uno mismo?
 
Página Facebook:
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright   Motor: Pivotx
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright
  Motor: Pivotx
Blogalaxia   Paperblog  psicólogos en Barcelona (ciudad) y Barcelona