Menú

 

 

Neurosis: espinas en el corazón

Los 5 pasos de la psicoterapia
La neurosis es, en esencia, un corazón herido. Una alambrada en el alma. Parecería, entonces, que cualquier psicoterapia debería identificar y retirar tales espinas, y luego ayudar a cicatrizar y fortalecer dicho corazón... ¿O quizá no? Porque hay innumerables terapias diferentes (1), y miles de terapeutas distintos, y cada uno de ellos ofrece sus propios objetivos y métodos. He aquí, por ejemplo, algunas de sus propuestas en relación al sufrimiento neurótico:

• Terapias cognitivas: No pienses en tu dolor. Piensa en positivo. Cambia tus creencias.
• Terapias conductistas: Aprende a caminar aunque te duela. Cambia tus hábitos. Premia tus esfuerzos.
• Psicoanálisis: ¿Qué problemas inconscientes motivan tu dolor?
• Terapias existenciales: ¿Cuál es el sentido de tu dolor? ¿Y el de tu vida?
• Terapias humanistas: Responsabilízate de tu dolor. Potencia lo mejor de ti mismo. Autorrealízate.
• Terapias psicodinámicas: ¿Qué sientes ahora mismo? ¿Por qué? Conciéncialo. Resuélvelo.
• Terapias psicofísicas: Relájate. Desbloquea tu cuerpo. Libera tus emociones.
• Terapias catárticas: ¡Grita! ¡Llora! ¡Exprésate!
• Terapias psiquiátricas: Tu dolor es biológico. Anúlalo con fármacos.
• Terapias espirituales: Base New Age: "desconecta, armoniza tu mente, todo es energía".  Base cristiana: "acepta tu dolor, resígnate, perdona a tus verdugos". Base orientalista: "no eres sólo dolor, dilúyelo en el Todo, medita".
• Entrenadores ("coaching"): Sé práctico. Define tus objetivos. Alcánzalos.
• Terapias del trauma: Tu familia te traumatizó. Trabaja tus conflictos pasados y actuales con ella.
• Terapias sistémicas: Mejorad vuestras relaciones familiares. Mejorad vuestra comunicación.
• Etcétera.

Como vemos fácilmente, todos estos enfoques (y sus infinitas combinaciones) son muy razonables y valiosos. Sin embargo, la mayoría de ellos comparten una misma parcialidad. Sólo enfatizan algunos aspectos, unas pocas facetas del problema del corazón herido. Por eso, a mi entender, la mejor forma de abordar cabalmente el dolor psicológico es mediante algún protocolo extremadamente similar al de la Medicina frente a cualquier reto quirúrgico. Dicho protocolo, que constaría de 5 pasos, sería entonces algo parecido a lo siguiente (2):

1. Diagnóstico preciso. Es decir, identificación de las "espinas" básicas (traumas, heridas, conflictos conscientes e inconscientes...) que motivan el sufrimiento del sujeto.

2. "Extracción" (con asepsia y anestesia) de las espinas. En un clima afectuoso y tranquilizador, se practica la detallada concienciación, rememoración y expresión verbal y emocional de todo aquello que atormenta al sujeto.

3. "Cierre" de heridas. Autorreevaluación del pasado y el presente de la persona. Transformación de conceptos. Mejora de la autoimagen y autoestima. 

4. "Vendaje" y cicatrización. Protección del sujeto mediante alejamiento de los ambientes patológicos. Mejoras prácticas en sus entornos psicoafectivos. Gradual fortalecimiento.

5. "Rehabilitación". Toma de decisiones. Prácticas de autoafirmación y autonomía. Autorrealización.

¿Cuántas de las terapias antes citadas trabajan, en efecto, con estos 5 aspectos fundamentales en la mejoría de cualquier problema neurótico? Muchas de ellas no detectan las espinas. Otras sí las identifican, pero quieren rehabilitar al sujeto sin quitárselas. O sí las extraen, pero no aplican asepsia o vendajes. O realizan correctamente la operación, pero no rehabilitan... Etcétera.

Así, pues, cuanto más profundo y amplio sea el enfoque de una terapia, mayor será su eficacia.

__

1. Entre 250 y 400 teorías (Garfield y Bergin, 1994). Ver algunos ejemplos aquí

2. Éste es, al menos, el modelo que Olga y yo utilizamos. 

 
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  © Copyright
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright