Últimos Coments:

Titilandum (Amor y amistad (o…): Supongo que la solución pasaría por la ac… 21/Nov 01:21
JLC (Amor y amistad (o…): Desgraciadamente no le veo mucha solució… 20/Nov 10:22
JLC (Sala de Ser 2017): Nos tienes intrigados con ese proyecto, … 20/Nov 10:11
Titilandum (Amor y amistad (o…): Dos personas (o más...) pueden suplementa… 19/Nov 22:20
salvador gaviota (Sala de Ser 2017): Estimados Olga y José Luis,la Enciclopedi… 19/Nov 21:05
miguel angel mart… (Tu atmósfera secr…): En este comentario, estoy totalmente de a… 19/Nov 17:43
ARCHIVO
 Sala de Ser
RSS

Mis ebooks






Ver más
 Cine

Temas

Citas

Facebook



 
Último post: Últimos comentarios:
Titilandum (Amor y amistad (o…): Supongo que la solución pasaría por la ac… 21/Nov 01:21
JLC (Amor y amistad (o…): Desgraciadamente no le veo mucha solució… 20/Nov 10:22
JLC (Sala de Ser 2017): Nos tienes intrigados con ese proyecto, … 20/Nov 10:11
Titilandum (Amor y amistad (o…): Dos personas (o más...) pueden suplementa… 19/Nov 22:20
salvador gaviota (Sala de Ser 2017): Estimados Olga y José Luis,la Enciclopedi… 19/Nov 21:05
miguel angel mart… (Tu atmósfera secr…): En este comentario, estoy totalmente de a… 19/Nov 17:43
23 Enero 2016

El buen psicoterapeuta

Por JOSÉ LUIS CANO GIL
Si en el último post hablamos del "buen paciente", hoy debemos hablar del "buen terapeuta". ¿Qué es un buen terapeuta? ¿Es una persona como las demás o es alguien distinto o superior en algún sentido? ¿Su secreto está en sus conocimientos, su forma de ser, algún tipo de talento o en un poco de todo eso? ¿El terapeuta nace o se hace? ¿Todos los buenos terapeutas son iguales o habría muchas formas de hacerlo "bien"? Etcétera. Siempre desde mi experiencia personal de muchos años como paciente y, más tarde, como terapeuta, expondré aquí mi modelo al respecto.

El buen terapeuta es, ante todo, un neurótico como los demás. Pero es un neurótico que lo sabe y por ello hizo (y sigue haciendo) todo lo posible (terapias, autoanálisis, etc.) para reducir las consecuencias. En esto sí es distinto de los demás. Su conciencia y experiencia en asuntos emocionales, sobre todo los inconscientes, le dan una cierta ventaja, una mayor perspectiva sobre sus clientes, gracias a lo cual puede precisamente ayudarlos. Porque un ciego no puede guiar a otro ciego, pero un gran miope, sí.

El buen terapeuta está, pues, algo más "sano" que su cliente. No porque ya dejó de sufrir, es feliz para siempre, etc. (tales cosas no existen), sino porque ya descubrió, aceptó y aprendió a convivir con sus heridas. Se liberó en gran medida de sus principales miedos, culpas y bloqueos, de modo que puede vivir con un mínimo de síntomas y una razonable espontaneidad y autorrealización personal, pese a sus traumas. En otras palabras, se conoce mínimamente a sí mismo.

Por eso es también fundamentalmente honesto. Esto significa que, además de la sensibilidad, inteligencia y conocimientos que necesita para su trabajo, posee también una gran bondad y un alto sentido ético. Su vocación principal es ayudar a los que sufren, y todo lo demás es secundario. Se ciñe por ello escrupulosamente a las normas técnicas y deontológicas de su oficio y, cuando lamentablemente se equivoca, se apresura a disculparse y/o analizarse interiormente (a veces con ayuda de otros profesionales) para que no vuelva a sucederle.  

El buen terapeuta no es egocéntrico, soberbio ni autoritario. Es llano, respetuoso y afectivo con sus clientes, pero siempre sin "fusionarse" con ellos ni utilizarlos en ningún sentido. Sus principales necesidades afectivas, sexuales e intelectuales ya las tiene resueltas, de modo que no los necesita para "ser feliz". Por eso puede atenderlos con desapego y neutralidad, como si fuera un gran espejo.

Debe también poseer una cultura general y una experiencia vital lo más amplias posibles, así como un espíritu crítico en lo social, a fin de empatizar mejor con cualquier clase de persona, desde el ignorante o el catedrático hasta el obrero o el rey. Ahora bien, ni por un momento se le ocurrirá pensar que "ya lo sabe todo", ni dejará de aprender y crecer gracias a sus consultantes. La mayoría de éstos poseen experiencias y recursos que el terapeuta no tiene, o han sufrido tormentos que éste no puede ni soñar. Por eso el buen terapeuta se limita a ofrecer con humildad a cada persona lo que buenamente puede, que es comprensión, apoyo, orientación y, sobre todo, conciencia.

El rol del buen terapeuta es complejo, hermoso y no muy fácil de entender por quienes -clientes o terapeutas- no lo han experimentado en sí mismos. Digamos que es una especie de "mezcla" dinámica de funciones de madre, padre, cómplice, abogado, entrenador y maestro, todo ello en proporciones variables según cada caso y cada etapa de la terapia, y desde luego siempre hasta cierto punto y sólo transitoriamente. Hay un finísimo "cristal" terapéutico entre ambos, que los protege y nunca debe quebrarse. Todo esto confiere al terapeuta un gran poder que, sin embargo, sabrá administrar con el máximo respeto, sensibilidad y lucidez.

La paradoja del buen terapeuta es que, en última instancia, su principal herramienta de trabajo no son sus conocimientos, sus métodos, etc., sino él mismo. Su propia personalidad. Es dicha personalidad -distinta en cada terapeuta- la que, configurando su estilo, su arte, su modo de sentir y trabajar, determinará finalmente, junto con la personalidad del cliente, la calidad del indispensable vínculo terapéutico. Al contrario de lo que suele creerse, no son las técnicas por sí mismas las que ayudan, sino las relaciones humanas de las que forman parte.

Tales son, en fin, a mi entender, algunos de los rasgos que caracterizan a un buen terapeuta. Éste es, al menos, el modelo en que creo. La mayoría de terapeutas tenemos el nuestro y, pese a nuestros inevitables errores, nos esforzamos cada día por realizarlo.

Suicidio infantilEl buen paciente
PRINCIPAL | ARCHIVO

5 comentarios
ComentarÚltimo Comentario
 Tere  23/Enero/2016 18:58
Gracias, José Luis. Coincido con todo lo que planteas (salvo quizá lo del rol de orientador, que me parece que está en el límite de lo que le corresponde a un terapeuta), y creo que, al menos en mi experiencia como paciente, la clave está en esta frase tuya: "Al contrario de lo que suele creerse, no son las técnicas por sí mismas las que ayudan, sino las relaciones humanas de las que forman parte". En última instancia, se produce la "conexión" o no. Y si es no, mejor aceptarlo cuanto antes, no pelear, y seguir buscando. Lo vemos muy claro en otro tipo de relaciones (amor, amistad, empresariales), pero no sé qué nos pasa, que en lo terapéutico, a veces, seguimos esperando y esperando. De ahí lo acertado de tu comentario en otro post, sobre la honradez del terapeuta que se niega a continuar con "charlas de café" como forma de mantener clientes. Si alguien me pidiera mi opinión sobre algunas situaciones terapéuticas comentadas en post de otros participantes, les diría que no insistan, que no esperen lo que no surge, que sigan buscando.   Resp.
 JLC  23/Enero/2016 21:45
(A Tere) Gracias, Tere.

Tienes razón con lo de "orientador", aunque la verdad es que no hallé un término mejor. No me refiero a "guiar", "aconsejar" o inducir a esto o aquello, etc., sino más bien a "clarificar" cosas. Por ejemplo, cuando interpretas el posible motivo de un sentimiento que la persona vive como "absurdo", o cuando ayudas a reencuadrar a personas muy confusas o desorientadas por "educaciones" extremadamente alienadoras.

Un saludo. :)   Resp.
 Katy  04/Febrero/2016 10:57
Tener la fortuna de encontrarse con un terapeuta tal cual lo describes es una lotería, cuando lo encuentras y pasa todo lo que tiene que pasar, amor, odio, rebelión y luego llegas a ese momento mágico de entender que las cosas son, la vida es y puedes ser feliz a pesar de todo...vale la pena la psicoterapia   Resp.
 el buen psicoterapeuta  04/Febrero/2016 17:10
Hola! Estoy yendo a un psicoanalista, llevo cuatro sesiones, y la verdad es que salgo de la consulta con una sensación poco clara de si voy o no a resolver algo de lo que me pasa. Cuando llego, el terapeuta me deja que libremente me exprese, sin preguntarme nada, y luego comenta a lo mejor algo de aquello que le digo, pero son cosas muy genéricas como las que podría comentarme cualquier persona profana; a penas me da pautas y no sé si tiene conmigo alguna hoja de ruta que seguir. No sé si en la próxima sesión expresarle todo esto, sí preguntarle directamente acerca del diagnóstico y el tratamiento; no me gustaría estar perdiendo el tiempo.   Resp.
 JLC  04/Febrero/2016 21:15
Sí, Katy, es una verdadera lotería...

A buen psicoterapeuta Cuéntale a tu psicoanalista tus dudas, y que te explique bien en qué consiste su método y qué puedes esperar de él. No sea que su tipo de terapia no sea la que más te guste o la que mejor se adapte a tus características.

Un saludo.   Resp.
 

Publicar un comentario:

(Previa revisión del Moderador • Normas)

Control Antirobot:
 

Suicidio infantilEl buen paciente
 
Página Facebook:
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright   Motor: Pivotx
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright
  Motor: Pivotx
Blogalaxia   Paperblog  psicólogos en Barcelona (ciudad) y Barcelona