Últimos Coments:

Titilandum (Amor y amistad (o…): Supongo que la solución pasaría por la ac… 21/Nov 01:21
JLC (Amor y amistad (o…): Desgraciadamente no le veo mucha solució… 20/Nov 10:22
JLC (Sala de Ser 2017): Nos tienes intrigados con ese proyecto, … 20/Nov 10:11
Titilandum (Amor y amistad (o…): Dos personas (o más...) pueden suplementa… 19/Nov 22:20
salvador gaviota (Sala de Ser 2017): Estimados Olga y José Luis,la Enciclopedi… 19/Nov 21:05
miguel angel mart… (Tu atmósfera secr…): En este comentario, estoy totalmente de a… 19/Nov 17:43
ARCHIVO
 Sala de Ser
RSS

Mis ebooks






Ver más
 Cine

Temas

Citas

Facebook



 
Último post: Últimos comentarios:
Titilandum (Amor y amistad (o…): Supongo que la solución pasaría por la ac… 21/Nov 01:21
JLC (Amor y amistad (o…): Desgraciadamente no le veo mucha solució… 20/Nov 10:22
JLC (Sala de Ser 2017): Nos tienes intrigados con ese proyecto, … 20/Nov 10:11
Titilandum (Amor y amistad (o…): Dos personas (o más...) pueden suplementa… 19/Nov 22:20
salvador gaviota (Sala de Ser 2017): Estimados Olga y José Luis,la Enciclopedi… 19/Nov 21:05
miguel angel mart… (Tu atmósfera secr…): En este comentario, estoy totalmente de a… 19/Nov 17:43
12 Enero 2016

El buen paciente

Por JOSÉ LUIS CANO GIL
Si tomas un analgésico, muy posiblemente aliviarás tu dolor de cabeza durante un tiempo. Ello no depende de tu edad, sexo, voluntad, personalidad, etc., sino de la pura acción química de un fármaco "activo" sobre tu cuerpo "pasivo". Una gran parte de la medicina convencional se basa para bien, y sobre todo para mal, en este principio. Ahora bien, en psicoterapia las cosas no funcionan así. ¡Nada hay menos "pasivo" que un buen paciente de psicoterapia! Porque  la psicoterapia no es algo que el sujeto recibe de alguien (como recibimos un fármaco del médico o un masaje del fisioterapeuta), sino una relación personal en la que, bajo ciertas condiciones, algo muy especial sucede. ¿Qué sucede? El crecimiento del paciente, naturalmente. Y también, aunque mucho menos mencionado, el del terapeuta. Todo ello dependerá de las aptitudes, actitudes y esfuerzos de ambos. Y, dejando para otro post a los terapeutas, ¿cómo sería, entonces, un "buen paciente"?

Lo primero que debemos entender es que las psicoterapias son... como las dietas de adelgazamiento. Todos sabemos que mucha gente las comienza, pero muy pocos adquieren de por vida los hábitos necesarios para conservar la salud y la figura. La diferencia, en los segundos, es el verdadero deseo de hacerlo (1). Así, cualquier persona que sufra una contradicción íntima (generalmente inconsciente) entre lo que "cree" que quiere y lo que verdaderamente desea, dejará muy pronto cualquier disciplina, o peregrinará en vano de una a otra, ya se trate de una dieta, terapia, estudios, trabajos, relaciones, etc.

Por otro lado, hay en mi opinión dos clases fundamentales de personas. Las que, en su desembarco en la vida, fueron gravemente heridas en su capacidad de confiar y vincularse con los seres humanos, sufriendo con ello graves secuelas de ensimismamiento (narcisismo), pánico, hostilidad y/o aferramiento (simbiosis) a sus maltratadores y/o a las ventajas secretas de sus lesiones. Y las que, aunque también malheridas, no les fue totalmente destruido tal potencial de vinculación. Si bien muchos terapeutas creen que, con la debida pericia y tenacidad, todas ellas son igualmente mejorables, mi impresión es que sólo las personas del segundo grupo pueden beneficiarse significativamente de las psicoterapias (2).

Aclarado esto, ya podemos comprender que el "buen paciente" es, entonces, aquel cuyas defensas narcisistas, miedos, hostilidades y simbiosis adaptativas son lo bastante moderadas como para que su corazón aún tolere recibir influencias psicoafectivas externas. En consecuencia, también puede desarrollar deseos coherentes, es decir, sin contradicciones internas, de crecer psicológicamente. De ser más feliz. Por tanto, en general un buen paciente será capaz de: 

  • sentir el deseo, la ambición de conocerse  y resolver sus principales problemas;
  • convertir la terapia en una prioridad de su vida;
  • ser sincero/honesto consigo mismo y con el terapeuta; 
  • confiar plenamente en éste;
  • admirar, amar, enfadarse, desear el amor del terapeuta (transferencia);
  • comprometerse activa y responsablemente con los trabajos de la terapia;
  • co-gestionar cualquier conflicto que surja en la relación terapéutica;   
  • no intelectualizar, manipular o sabotear la terapia con fines evitadores;  
  • disponer del coraje necesario para todo ello.

Naturalmente, ningún consultante puede reunir al cien por cien todos estos requisitos (de cada uno de los cuales podría escribirse un libro entero). Pero un buen paciente sí los cumplirá en grado suficiente como para realizar un viaje fructífero al interior de sí mismo. Quienes, por el contrario, se cansan o abandonan fácilmente con los primeros obstáculos; o desconfían, cuestionan, litigan o agreden todo el tiempo a su guía; o aún no han resuelto a dónde quieren ir; o preguntan sin cesar "cuánto falta para llegar"; o zanganean a cada paso, etc.; todos estos, obviamente, no llegarán muy lejos. Porque, como ya vimos con las dietas de adelgazamiento... no desean hacerlo. Lo que no está nada mal, pues la psicoterapia no es obligatoria.

En psicoterapia, en fin, como en todos los campos de la vida, sólo arribarán a buen puerto quienes se esforzaron de verdad por explorarse a sí mismos.

__
1.Véase ¿Quieres o deseas?, El deseo de sanar, etc.   

2. A menudo imagino el vinculo terapéutico como una cánula invisible a través de la cual pueden fluir los delicados y bidireccionales procesos psicoafectivos (amor, consuelo, guía, transferencia, expresión, interiorizaciones, insights...) que irán sanando al paciente. Quienes, desgraciadamente, sufren una "fobia" exagerada a cualquier sonda, se la arrancan continuamente, etc., no pueden beneficiarse de ello y requerirán, quizá, otro tipo de ayudas (psiquiatría, reeducación, contención social, canalización artística o profesional, etc.). La autoconfianza de muchos terapeutas al respecto se debe, a mi juicio, a las razones que ya expuse aquí.  

El buen psicoterapeuta¿Terapeutas o moralistas?
PRINCIPAL | ARCHIVO

8 comentarios
ComentarÚltimo Comentario
 Tere  14/Enero/2016 08:32
Gracias, José Luis, no se puede narrar mejor.
A mí me costó mucho entenderlo y aceptarlo así, y por ello estoy tan agradecida a la "resistencia" de mi terapeuta. Y, porqué no decirlo, me da cierto orgullo haberlo sabido/podido conseguir.   Resp.
 JLC  14/Enero/2016 10:58
(A Tere) Desde luego, ¡claro que puedes sentirte orgullosa! No sólo pareces una gran paciente, sino también una gran persona.

Muchas gracias por escribir aquí, Tere. :)   Resp.
 Sofía   19/Enero/2016 19:39
Tengo una duda, me cuesta un poco abrirme, aún me sigue dando pena hacerlo, hay ocasiones que le digo muchas cosas a mi terapeuta y se emociona mucho, después pasan algunas sesiones que todo es muy trivial, entonces en la penúltima sesión me dijo que: "es algo bobo estar pagando para tener charlas de café, qué no puedo soltar de a poco sólo por tener vergüenza, que no me juzgará". Le hice saber que lo sabía pero igual me da miedo, entonces me ha presionado un poco para qué hable más, pero su presión me está asustando más y ahora no sé qué hacer.
En momentos siento que ya se hartó y sólo quiere deshacerse de mí.   Resp.
 JLC  20/Enero/2016 10:35
(A Sofía ) Míralo de esta forma. El terapeuta es una especie de "dentista". Su misión es ayudate a limpiar tus "caries", no convencerte ni esperar demasiado a que te decidas a "abrir la boca" para trabajar. Tu decisión de abrir la boca tienes que traerla ya tomada desde casa.

Pregúntate, pues, si tu vergüenza o tu miedo no significará quizá que tu DESEO de afrontar ciertas cosas no es aún muy fuerte. Quizá lo sea más adelante. O quizá no confías del todo en tu terapeuta... Etc. Habla con él de todo esto.

No tiene nada que ver con "cansarse de ti". Al contrario, si él fuese un mal terapeuta, se aprovecharía de tus miedos para ganar dinero por nada... ¡Yo también me niego a tener "charlas de café" con mis clientes!

Ánimo y CORAJE, Sofía.   Resp.
 Tere  20/Enero/2016 14:27
A mí también me pasaba lo mismo. En ciertos momentos veía a mi terapeuta implicado, atentísimo y emocionado y a ratos me parecía que estaba ido, ajeno, desconectado. Con el tiempo me he dado cuenta de que era una especie de proyección mía sobre él, que reflejaba mis acercamientos/alejamientos de los demás en él y además los amplificaba. Ni estaba tan implicado conmigo/mi caso, ni estaba tan ajeno como yo lo vivía. Usaba esas proyecciones para que yo pudiera verme, aprender, entrenar mi emocionalidad y sentimientos. Solo cuando empecé a salir de la neurosis me di cuenta de ello. Él nunca ha verbalizado nada en este sentido. Supongo que cuando los pacientes empezamos a madurar, a asumir que la realidad no sucede fuera sino dentro de nosotros y, sobre todo, a ser responsables, estas cuestiones caen por su propio peso y se ven más claras. Yo así lo he entendido y vivido.   Resp.
 Sofía   21/Enero/2016 07:53
(A JLC) Muchas gracias, me ayudado bastante. :)   Resp.
 Langstrum  31/Marzo/2017 21:55
Hola Jose Luis:

Mi terapeuta me suele decir que la terapia se basa en hablar en voz alta, en liberar mis pensamientos.

Me pasé seis meses llendo a consulta con un cuaderno donde llevaba anotados mis procesos, si esto o lo otro me había gustado o disgustado y siempre me decía que así no dejaba al inconsciente hablar.

Ahora sólo me tumbo y hablo de lo que se me ocurre. Él escucha. Yo espero a que él me diga algo, pero no suele hacerlo, sólo escucha y a veces pregunta. Pienso que él quiere que yo salga de mi necesidad de tenerlo todo controlado.

De qué forma se deja salir al inconsciente?

Gracias. Saludos.   Resp.
 JLC  01/Abril/2017 10:53
(A Langstrum) No respondo a asuntos personales, Langstrum, son las Normas. De todos modos, ¡eso debes preguntárselo a tu terapeuta! Un saludo.   Resp.
 

Publicar un comentario:

(Previa revisión del Moderador • Normas)

Control Antirobot:
 

El buen psicoterapeuta¿Terapeutas o moralistas?
 
Página Facebook:
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright   Motor: Pivotx
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright
  Motor: Pivotx
Blogalaxia   Paperblog  psicólogos en Barcelona (ciudad) y Barcelona