¿Feminismo o feminicidio?

He leído recientemente "Feminicidio o auto-construcción de la mujer", de  Prado Esteban Diezma y Félix Rodrigo Mora (2012). Un viaje alucinante por los orígenes, mentiras, contradicciones, psicología y estragos del feminismo, desde una postura libertaria. La obra más interesante que he leído desde Alice Miller. Parte de lo bueno (poco) que creía saber sobre el feminismo se me ha derrumbado, y todo lo malo (mucho) que sospechaba de él me ha sido ratificado con toda clase de datos, pruebas y argumentos. Recomiendo, pues, a mis lectores/as su indispensable lectura antes de que sea demasiado tarde. Pues el feminismo, siendo una parte del creciente estado totalitario mundial, acabará destruyéndonos (desalmándonos, como ya está sucediendo), a menos que despertemos y nos liberemos de su abrumadora tiranía.

Yo no soy experto en estos temas, de modo que no puedo afirmar que Prado y Félix no puedan acaso deformar, omitir o idealizar algunos puntos. Tampoco digo que personalmente comparta todas sus ideas. Lo que sí puedo asegurar es que, a diferencia del feminismo, cuyas teorías jamás han descrito el mundo real que yo conozco, "Feminicidio o auto-construcción de la mujer" sí lo hace. Sus observaciones, su enfoque general, su estilo interpretativo (a veces casi psicoanalítico) sintonizan completamente con mi propia experiencia del mundo. Por eso os lo recomiendo.

¿Qué dice esta obra archisubversiva (en los tiempos que corren)? He aquí algunas de sus ideas:  

  • El patriarcado nunca fue creado por los varones, sino decretado políticamente por ciertos estados e ideologías, de los que ambos sexos -mujeres y hombres- son víctimas.
  • Las mujeres en España jamás vivieron oprimidas antes de la Revolución Francesa y, menos aún, en las sociedades rurales.
  • El feminismo no defiende a las mujeres, sino que, implícitamente misógino, las infantiliza, sobreprotege y deshumaniza para explotarlas mejor, junto con los varones, según conviene al estado.
  • El feminismo, disfrazado de "emancipación femenina", es un neopatriarcado capitalista (incluso financiado en su día por Rockefeller), violento y totalitario. Por eso lo fomentan tanto la derecha como la izquierda.
  • La guerra de sexos es cultivada para destruir la tradicional solidaridad entre hombres y mujeres y aniquilar toda relación humana natural (amorosa, sexual, familiar, colectiva), con vistas a una sociedad atomizada de individuos vacíos, aislados y obedientes.
  • Como el machismo nunca ha sido "biológico", sino político, muchísimos hombres nunca han sido machistas, lo mismo que muchas mujeres sí lo han sido y han colaborado con él.
  • Algunas mujeres aspirar al poder y la violencia (contra mujeres y hombres) tanto como algunos varones. El poder y el dinero no tienen sexo.
  • Muchas mujeres se opusieron al feminismo desde sus inicios, por ejemplo desde los movimientos libertarios (anarquismo).
  • El estado "progresista" es, en realidad, regresivo, pues va destruyendo todas nuestras oportunidades de ser realmente humanos, es decir, con verdadera libertad interior para sentir, pensar y vivir al margen de las imposiciones y tutelas de los estados.
  • El feminismo generaliza, falsifica o ignora muchas evidencias históricas, entre ellas el hecho de que la relación entre los sexos siempre fue distinta según cada persona, clase social, país, época, condición rural o urbana, intereses políticos,  etc. Estas relaciones son, por tanto, demasiado complejas para ser reducibles a una mera ideología. El feminismo es, en consecuencia, un mero dogma de fe. Una religión política.
  • Como toda religión, el feminismo necesita para justificarse un chivo expiatorio al que odiar, en este caso los hombres. (androfobia). Esto revela su índole racista, fascista y, en última instancia, "exterminacionista".
  • A pesar del gran poder político del feminismo, la mayoría de gente -mujeres y hombres- sigue resistiéndose a identificarse con esa ideología. 
  • La tendencia general es, con ayuda del feminismo, deslizarnos hacia estados cada vez más opresores y totalitarios, destruyendo así el alma de las mujeres (feminicidio), lo mismo que la de los varones.
  • La única revolución posible contra todo esto sería que, unidos de verdad mujeres y hombres, asumiéramos con libertad de conciencia, amor, coraje y responsabilidad nuestras propias vidas frente a los intereses y abusos de los estados.
  • Etc.

En suma, el feminismo no es sino más de lo mismo, un diseño neopatriarcal adaptado a los nuevos tiempos para mejor reducir a ambos sexos a la total invalidez y dependencia de los estados.

¿Suena todo esto demasiado explosivo y desmesurado? El lector sólo podrá averiguarlo si lee con ánimo abierto, atento y paciente los numerosos datos, argumentos y reinterpretaciones que nos ofrece "Feminicidio o auto-construcción de la mujer". Después de todo, ¿qué tendría de raro que mucho de lo que nos han contado sobre el feminismo, lo mismo que sobre tantas otras cosas, fuese falso? (1) Un valor esencial de "Feminicidio o auto-construcción de la mujer" es precisamente que nos hace dudar, pensar, replantearnos muchas cosas que pasiva, ingenua o interesadamente dábamos por sentadas. En realidad, la vida entera -individual y social- está constituida por desengaños.

Una de las razones de mi crédito a "Feminicidio" es que analiza la historia de modo parecido a como la terapia psicodinámica examina la biografía de las personas: destapando las realidades que subyacen a la apariencia de las cosas. Esta dualidad apariencia/realidad genera ciertas "leyes" universales que, perfectamente reconocidas por el libro, otorgan a éste, a mi juicio, su "garantía de verosimilitud" (2). Algunas de estas leyes son las siguientes:

  • Lo real es casi siempre "lo contrario y la mitad" de lo aparente.
  • Todo exceso en cualquier sentido expresa algún conflicto o carencia en tal sentido. ("Dime de qué presumes").
  • Todo exceso en cualquier dirección produce resultados contrarios a los buscados.
  • La causa última de una acción no reside en su intención aparente, sino en sus resultados (que expresan lo secretamente deseado). El fruto revela la semilla.
  • Todo suceso suele tener varias causas.
  • Para determinar la verdadera causa de un hecho siempre hay que determinar: 1) a quién beneficia; 2) quién lo permite; 3) quién lo fomenta, 4) quién lo ejecuta.
  • Todo buen propósito es inútil si no va acompañado de lucidez, responsabilidad y esfuerzo. 
  • Los motivos inconscientes (los no admitidos) son siempre más fuertes que los motivos conscientes, precisamente porque hallándose aquéllos en la sombra, operan explícita o veladamente al margen de nuestro conocimiento y voluntad.
  • Por lo mismo, cuanto más se reprime un motivo, más poderoso se vuelve.
  • Toda mentira sólo pueden ocultarse con más mentiras, hasta crear ese embrollo de autoengaños que llamamos alienación o neurosis individual o social.
  • La mayoría de motivos ocultos son muy básicos y universales: miedo, narcisismo (envidia, soberbia, codicia, afán de poder y placer), ansias de amor, sentimientos de culpa, etc.
  • ...

Como "Feminicidio" analiza entre otras cosas muchos de estos aspectos inconscientes de la sociedad, la política, las ideologías, etc., esta obra me resulta, en efecto, definitivamente cercana y familiar.

"Feminicidio o auto-construcción de la mujer", de Prado Esteban y Félix Rodrigo, ha sido para mí una brisa fresca, un reforzador de mis sentimientos e ideas en estos asuntos, una estimulante fuente de datos y argumentos y, por encima de todo, un bálsamo en mi soledad como persona y como hombre en esta sociedad cada vez más totalitaria. Desde aquí quiero expresar mi agradecimiento a ambos autores, deseándoles de corazón que su obra alcance e inspire al mayor número posible de personas. Para contribuir a ello, añado finalmente el magnífico video que me permitió conocerlos.


Guerra de sexos y destrucción de la condición humana
Prado Esteban Diezma

__

1.  Vivimos en un mundo engañoso por definición. Nadie medianamente lúcido puede ya creer en casi nada, y menos aún en las versiones oficiales de la política y los medios de comunicación, meras agencias de adoctrinamiento global.  

2. No como en el caso de las ingenuas, simplistas y cuadriculadas ideologías. 


Temas relacionados:
¿El hombre en "crisis"?  -  Olga Pujadas
El Pensamiento Único  -  José Luis Cano
El Libro Negro de la Nueva Izquierda (libro)  -  Agustín Laje y Nicolás Márquez, 2016. Crítica al feminismo desde el liberalismo.

Presentación  •  Enfoque  •  Servicios  •  Artículos  •  Libros  •  Más Info  •  Contacto
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  © Copyright