Pero... ¿qué es la felicidad?

El otro día una mujer me preguntó algo muy pertinente: "¿Tú eres feliz?". Yo dudé con perplejidad y respondí: "Hmm... a ratos sí, a ratos no". Y añadí. "En realidad me siento muy solo". Ella se sorprendió, así que le detallé un poco los motivos de mi soledad (básicamente de los  "tipos 3 y 4"). Pero su sorpresa me hizo reflexionar más tarde sobre qué entendemos por "felicidad" y cómo idealizamos por ello a las personas supuestamente más "felices" que nosotros.

Para mí, la felicidad es el arte de navegar en cualquier condición. No es algún estado de bienestar o euforia, sin mezcla de dolor alguno, que podamos alcanzar definitivamente. No se trata de aferrarnos (ni es posible conseguirlo) a ninguna situación "fija". Se trata más bien de aprender el arte de balancearnos entre estados diferentes, como funambulistas en la cuerda floja. O como piragüistas río abajo por aguas siempre cambiantes. O como navegar por un mar inmenso e impredecible... La esencia de esta noción de felicidad es aceptar, soportar, desapegarnos, fluir con nuestros dolores sin que éstos lleguen a paralizarnos, ni nos impidan disfrutar de los buenos momentos de la vida.

Cuando aceptamos lo incomprensible, los altibajos, lo "negativo" de la existencia -comenzando por nuestra propia neurosis-, todo cambia. Dejamos de sentirnos agarrotados por el pánico. Nuestras resistencias generales se relajan. Las cosas dejan de afectarnos tanto... Y entonces podemos ocuparnos de vivir y disfrutar más y mejor.

Quizá este concepto de felicidad no parezca gran cosa. Pero a mí me parece el más natural y accesible a los seres humanos.
 
Presentación  •  Enfoque  •  Servicios  •  Artículos  •  Libros  •  Más Info  •  Contacto
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  © Copyright