Últimos Coments:

Titilandum (Amor y amistad (o…): Supongo que la solución pasaría por la ac… 21/Nov 01:21
JLC (Amor y amistad (o…): Desgraciadamente no le veo mucha solució… 20/Nov 10:22
JLC (Sala de Ser 2017): Nos tienes intrigados con ese proyecto, … 20/Nov 10:11
Titilandum (Amor y amistad (o…): Dos personas (o más...) pueden suplementa… 19/Nov 22:20
salvador gaviota (Sala de Ser 2017): Estimados Olga y José Luis,la Enciclopedi… 19/Nov 21:05
miguel angel mart… (Tu atmósfera secr…): En este comentario, estoy totalmente de a… 19/Nov 17:43
ARCHIVO
 Sala de Ser
RSS

Mis ebooks






Ver más
 Cine

Temas

Citas

Facebook



 
Último post: Últimos comentarios:
Titilandum (Amor y amistad (o…): Supongo que la solución pasaría por la ac… 21/Nov 01:21
JLC (Amor y amistad (o…): Desgraciadamente no le veo mucha solució… 20/Nov 10:22
JLC (Sala de Ser 2017): Nos tienes intrigados con ese proyecto, … 20/Nov 10:11
Titilandum (Amor y amistad (o…): Dos personas (o más...) pueden suplementa… 19/Nov 22:20
salvador gaviota (Sala de Ser 2017): Estimados Olga y José Luis,la Enciclopedi… 19/Nov 21:05
miguel angel mart… (Tu atmósfera secr…): En este comentario, estoy totalmente de a… 19/Nov 17:43
18 Marzo 2014

Pero... ¿qué es la felicidad?

Por JOSÉ LUIS CANO GIL
El otro día, en una sesión, una mujer me hizo una pregunta muy pertinente: "¿Tú eres feliz?". Yo dudé con perplejidad y respondí: "Hmm... a ratos sí, a ratos no". Y añadí. "En realidad, me siento muy solo". Ella se sorprendió, así que le detallé un poco los motivos de mi soledad (básicamente de los  "tipos 3 y 4"). Pero su sorpresa me hizo reflexionar más tarde sobre qué entendemos por "felicidad", y cómo idealizamos por ello a las personas que, supuestamente más "maduras" o "sabias" que nosotros, imaginamos más felices.

Para mí, la felicidad es el arte de navegar en cualquier condición. La mayoría de gente piensa que la felicidad consiste en "ser feliz", es decir, en lograr que finalice como sea su tormenta interior (o exterior), tras lo cual sobrevendría una calma agradable y definitiva... Pero no. Personalmente, jamás he visto esa paz "definitiva" en nadie (salvo en los muertos). Osho lo explicó muy bien: no se trata de aferrarnos a un determinado estado "fijo", sino de balancearnos entre los extremos como buenos funambulistas en la cuerda floja. O como dejarnos fluir río abajo por aguas y paisajes siempre cambiantes. O como navegar por un mar inmenso y tornadizo.

La esencia de esta clase de felicidad  es, entonces, aprender a aceptar, a soportar, a manejar nuestros dolores sin que éstos paralicen nuestro rumbo, ni nos impidan disfrutar de los buenos momentos que también nos ofrece la vida.

Lo opuesto de la felicidad es la neurosis. Y la neurosis es un mar particularmente incómodo e irremediable. Forma parte imborrable de nuestro ser, de nuestra personalidad, incluso de nuestra condición humana. Nadie debería concebir, pues, la felicidad o la curación de la neurosis como un intento de "dejar de ser neuróticos". (A menudo, las terapias que prometen esto sólo ofrecen nuevas y más sofisticadas represiones a la gente). La felicidad, la "curación", son, por el contrario, la adquisición de un arte. Un estilo de vida que resulta de cruciales transformaciones íntimas. Por ejemplo: 

  1. Más conciencia y aceptación de los traumas infantiles. Al afrontarlos con coraje, dejamos ciertamente de huir de ellos y, por tanto, de malgastar enormes cantidades de energía produciendo síntomas que, a su vez, nos causan más sufrimientos añadidos.
     
  2. Mejores elecciones. Mejorado el primer aspecto, podemos conectar más fácilmente con nuestros verdaderos sentimientos, necesidades y deseos. Podemos expresarlos adecuadamente y decidir lo más conveniente para satisfacerlos. Etcétera. Así dejamos de repetir muchos viejos errores, ahorrándonos con ello otra buena cantidad de sufrimientos.
     
  3. Flexibilidad del rumbo. Tras los cambios anteriores, nuestro corazón sufre incomparablemente menos. Y,  más relajado, puede entonces elegir mucho más sabiamente nuevos caminos, nuevos objetivos, nuevos compañeros de viaje... 

Cuando comprendemos y aceptamos la naturaleza del mar imprevisible, cuando nos sentimos capaces de navegar por él, dejamos de sentirnos agarrotados por el pánico. Nuestras heridas siguen ahí, pero ya no nos afectan como antes. En parte, porque somos indudablemente más fuertes. Y, sobre todo, porque estamos tan ocupados viviendo (que no escapando), que nos quedan ya poco tiempo y ganas de seguir lamentándonos. ¡Por eso nuestros viejos traumas ya no nos determinan como antaño!

Puede que esta clase de felicidad parezca "poca cosa" a los ingenuos, los idealistas y los vendedores de humo. Pero a mí me parece grandiosa y, además, la única al alcance de los diminutos seres humanos.

Los peligros de las neurocienciasEl mito de la Autoayuda
PRINCIPAL | ARCHIVO

8 comentarios
ComentarÚltimo Comentario
 Kitten Creepy   17/Diciembre/2015 20:39
Hola, le estoy eternamente agradecida por cada uno de sus artículos, pues en cada uno me ha enseñado algo nuevo, alivio algo de mi sufrimiento y me animó a comenzar terapia. Ahora después de meses de haber conocido su blog y tras mucho trabajo puedo comprender éste post en particular, porque he comenzado a experimentar la felicidad que usted describe. Antes me resultaba difícil salir de la tristeza o el enojo por lo tanto mis problemas era casi imposibles de superar, ahora se me facilita más conservar la calma o volver a ella en menos tiempo.
Gracias por ser un hombre Maduro y sabio, por compartir su conocimiento y ayudar a tantos.   Resp.
 JLC  18/Diciembre/2015 12:05
(A Kitten Creepy ) Muchas gracias a ti, Kitten, y me alegra muchísimo tu esforzado crecimiento. ¡Un cordial saludo!   Resp.
 Javier  16/Febrero/2016 12:16
Buenas tardes. Darle las gracias por este articulo el cual en poco tiempo me ha hecho ver la vida de otra forma y otro camino para encontrar algo de felicidad, hacia tiempo que la perdí.
Un millón de gracias   Resp.
 JLC  16/Febrero/2016 20:57
(A Javier) Muchas gracias, Javier. Un saludo.   Resp.
 Columba Rosas  29/Marzo/2016 14:27
Iniciando un diplomado de Tanatologia en 2005 buscaba información sobre la relación madre- hija y me encontré con su blogs; mi relación fue tortuosa y me culpaba por no poder comprender a mi madre agresiva y neurótica. El leerle una madrugada desde este lado del mundo, en México, me abrió la razón y entendí que en vez de tratar de saber porque tuve una madre golpeadora debía comprender que era yo una sobreviviente de violencia física, psicológica, etcétera y mis heridas emocionales tenían que tratar de sanar   Resp.
 Ime  29/Marzo/2016 18:28
Hola José Luis, muchas gracias por compartir tu experiencia con tus lectores, conmigo. Quiero preguntarte algo, ¿suele suceder que durante ese proceso en el que te haces consciente de esa realidad de la que se huye, en ocasiones no sepas ni quien eres, quiero decir, que uno llega a sentirse como si no tuviera memoria (para mi algo parecido a la demencia)? Porque ese proceso en el que se instala esa realidad en uno, mientras se acepta, se vive y se resuelve interiormente (la realidad inconsciente en proceso de ser consciente) no ocurre de pronto sino que es un largo proceso tal vez dependiente también de los recursos con los que uno cuente alrededor.
Gracias de antemano :)
Espero darme a entender.   Resp.
 TRET  30/Marzo/2016 01:44
Me encanta y le he cogido el gusto a este gran viaje lleno de baches y tormentas, sabiendo que a pesar de todo y todos, Yo y solo Yo llevo mi propio timón. Y sentir la soledad 4, me parece estupenda muchas veces. Este camino sigue y no hay marcha atrás como veo cada nuevo día...ya no es como antes y si viene un bache, torbellino o grandes corrientes ahora me miro por dentro y no hacia fuera como ocurría antes. Te puedes asustar, pero el miedo ya no te deja bloqueado y sin poder de actuación. Precioso!. Estoy contenta con este camino.   Resp.
 JLC  30/Marzo/2016 10:27
A Columba: Me alegra haber contribuido a ese despertar, Columba. ¡Que tu proceso de liberación ya no se detenga nunca!

A Ime: Cada persona vive su proceso de concienciación de maneras y a ritmos diferentes, y también con "topes" variables que ya no desean superar. Todo depende de sus puntos de partida (a veces terribles y casi amnésicos), su personalidad (más o menos fuerte, débil o casi "vacía") y los apoyos con que cuente (personas, trabajo, iluiones...). Es una aventura personal para la que se requiere, además, muchas ganas y valentía.

Un saludo a ambas :) .   Resp.
 

Publicar un comentario:

(Previa revisión del Moderador • Normas)

Control Antirobot:
 

Los peligros de las neurocienciasEl mito de la Autoayuda
 
Página Facebook:
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright   Motor: Pivotx
JOSÉ LUIS CANO GIL© Copyright
  Motor: Pivotx
Blogalaxia   Paperblog  psicólogos en Barcelona (ciudad) y Barcelona