Pero... ¿qué es la felicidad?

El otro día una mujer me preguntó algo muy pertinente: "¿Tú eres feliz?". Yo me quedé perplejo y respondí: "Hmm... a veces sí, a veces no". Y añadí: "en realidad, me siento muy solo". Ella se sorprendió, así que le detallé un poco los motivos de mi soledad (básicamente de los  "tipos 3 y 4"). Pero su sorpresa me hizo reflexionar más tarde sobre qué entendemos por felicidad y cómo idealizamos a las personas supuestamente más "felices" que nosotros.

Para mí, la felicidad es, una vez satisfechas mínimamente nuestras necesidades básicas de amor, pan y techo, la capacidad de navegar en cualquier condición. No es ningún estado permanente de bienestar o euforia, ni de invariable ausencia de problemas o dolor, etc. Se trata más bien del arte de balancearnos sin demasiadas ansiedades, como buenos funambulistas, con los altibajos de la vida. O como bogar sabiamente por un mar siempre cambiante e  impredecible por naturaleza... La felicidad es saber aceptar, aguantar, fluir con nuestros placeres y sufrimientos, sin aferrarnos a ninguno de ellos ni permitir que nos paralicen. Para lo cual es necesaria, obviamente, una suficiente salud/madurez emocional.

Cuando aceptamos lo incierto, los vaivenes, lo incomprensible, lo "negativo" de nuestra existencia, todo cambia. Dejamos de sentirnos agarrotados por el pasado o el futuro. Las cosas dejan de afectarnos tanto. Y entonces podemos disfrutar mucho mejor de nuestro Presente.

Presentación  •  Enfoque  •  Servicios  •  Artículos  •  Libros  •  Más Info  •  Contacto
JOSÉ LUIS CANO GIL  •  © Copyright