Textos

Ver todo

Últimos Coments:

TRET (Salita de Ser): Me encantá lo que has compartido, Neo, … 29/Jul 20:22
Truman (La soledad del ma…): Amén. Tenacidad y gónadas. Saludos 29/Jul 12:52
Neo (Salita de Ser): Me he pasado para recomendar a Ayn Rand y… 29/Jul 00:41
JLC (Salita de Ser): Dos películas. Generalmente no me gustan … 28/Jul 13:49
  Sala de Ser
  RSS ¡Suscríbete!

Mis ebooks






Ver más | COMPRAR

Temas

Me gustan

Citas

Facebook

Mi Página



 
Últimos comentarios del blog:
TRET (Salita de Ser): Me encantá lo que has compartido, Neo, … 29/Jul 20:22
Truman (La soledad del ma…): Amén. Tenacidad y gónadas. Saludos 29/Jul 12:52
Neo (Salita de Ser): Me he pasado para recomendar a Ayn Rand y… 29/Jul 00:41
JLC (Salita de Ser): Dos películas. Generalmente no me gustan … 28/Jul 13:49
01 Junio 2013

¿"Violencia de género"?

Un nuevo fascismo
Por JOSÉ LUIS CANO GIL
Una de las locuras más terribles de nuestro tiempo es, sin duda alguna, la actual guerra política contra los hombres en nombre de la pretendida lucha contra la "violencia de género". Una obsesión ideológica cuyo mero enunciado ya predice su fracaso. No se puede luchar contra nada, y menos aún contra cualquier tipo de violencia, desde fanatismos absolutamente incapaces de comprender la naturaleza y causas profundas del problema. Tal afán "antiviolento" sólo podrá embestir a ciegas contra la realidad, como elefante en cacharrería, generando con ello todo tipo de abusos e  injusticias y, sobre todo, agravando un clima de odio y rencor entre los sexos que sólo incrementará sus violencias mutuas. Veamos seguidamente algunas facetas de esta terrible religión del odio, que no es, en el fondo, sino fascismo.

1. Hipocresía. El propio nombre de esta política, "lucha contra la violencia de género", ya es tramposo y eufemístico, pues todos sabemos que no se refiere a la violencia de cualquier género sobre el otro, sino exclusivamente a la de los hombres contra las mujeres. Pero no se quiere admitir... y esto prueba, en mi opinión, su mala fe. Si dicha política fuese realmente honesta, se la llamaría simplemente violencia doméstica o, mejor aún, violencia a secas. Porque la violencia es intrínsecamente humana (no sexual), puede ser física y más habitualmente emocional, y afecta indiscriminadamente a mujeres, hombres, niños, ancianos, animales, etc.  O sea que la "violencia de género" es, por naturaleza, un dogma injusto y antidemocrático.

2. Ignorancia. La religión de la "violencia de género" mete en el mismo saco a violencias de cualquier índole. Por ejemplo, no es lo mismo el trato humillante que reciben las mujeres en ciertas culturas a causa de valores y costumbres genuinamente machistas, que las acciones violentas surgidas de relaciones emocionales tormentosas, a menudo claramente patológicas, que son desgraciadamente las más comunes entre hombres y mujeres. Confundirlo todo y atribuir a la mezcla una misma causa universal, el "machismo", es profundamente ignorante y, por tanto, inútil. 

3. Parcialidad. Cualquiera que carezca de anteojeras sabe perfectamente que las mujeres son, como mínimo, tan agresivas como los hombres. Puede que no lleguen a la violencia física extrema con tanta frecuencia como algunos varones, pero, en el secreto de sus hogares, millones de ellas sí contribuyen al caos familiar a su propia manera, p. ej., gritando, ofendiendo, abusando, humillando, agrediendo, chantajeando, manipulando y castigando continuamente (a sus parejas, hijos u otros familiares), y a veces también matan o intentan matar. Dado que todo ello forma parte de la violencia humana...  ¿por que sólo los varones son vigilados políticamente?

4. Patologías. Todos los profesionales de la salud mental y social sabemos que la mayoría de violencias, incluidas las domésticas, son un claro síntoma de relaciones psicosociales trastornadas. Por eso, en general, las agresiones -emocionales y/o físicas- entre hombres y mujeres forman parte de vínculos más o menos neuróticos y prolongados que no suelen romperse fácilmente o, si lo hacen, ¡a menudo vuelven a rehacerse! Por ello, su única prevención y remedio nunca podrá ser ninguna inquisición política, sino sólo la psicoterapia y la asistencia social.

5. Fanatismo. La psicodinámica de los ardores contra la "violencia de género" suele ser, cuando menos, tan patológica y violenta como los males que quieren combatir. No hay más que observar cualquier debate sobre el tema en los medios de comunicación. Sean cuales sean los argumentos esgrimidos, son claramente advertibles las enormes cantidades de odio, furia, rencor y radicalismo que subyacen a aquéllos. La sospecha salta a la vista: ¿les preocupa entonces de verdad solucionar el problema social de la violencia doméstica... o sólo están proyectando sus propios fantasmas personales, realizándose "autoterapias" a costa de los hombres? Para mí, la respuesta es obvia e invalida a esa clase de personas para ocupar cargos de responsabilidad en dichos asuntos. Cualquier neurótico que no sea consciente de sus heridas, por mucho que intente "aliviar" los problemas sociales, sólo se convertirá en un parte más de éstos. Y todos sus argumentos y acciones serán síntomas de ello.

6. Maniqueísmo. El fascismo antimasculino, como toda doctrina nacida del odio y destinada a propagarlo, surge de un típico maniqueísmo de "buenos y malos" -el maniqueísmo es trágicamente humano y perenne- por el que, esta vez, los malos (o sospechosos de serlo) son los hombres en general, mientras que las inocentes (o predispuestas a serlo) son las mujeres. Tal doctrina es obviamente, en lo ético e intectual, lastimosa. No hay en ella el menor atisbo de lucidez, humanismo, amor, afán de igualdad y justicia... Por el contrario, en nombre de tales valores, sólo busca inconscientemente dificultar, impedir, destruir todo lo bueno (amor, amistad, familia, placer, complicidad) que los seres humanos, es decir, los hombres y las mujeres, sí podemos darnos.

Conclusiones

Por todo lo expuesto, creo, en fin, que la triste "lucha contra la violencia de género", muy lejos de constituir alguna solución para nada, forma parte del mismo sistema de violencias sociopolíticas visibles e invisibles que, ya desde la infancia, vienen torturando a los seres humanos. Por supuesto que hay que solucionar y, mejor aún, prevenir caso por caso cualquier tipo de violencia. Pero nos basta para ello con mejorar y aplicar nuestras leyes. No necesitamos totalitarismos a medida para que algunas personas puedan dar rienda suelta a sus demonios particulares a costa de la sociedad entera. Si no frenamos este crimen, millones de hombres y mujeres van a seguir odiándose cada vez más. Las familias seguirán desintegrándose y, con ellas, sus hijos. La locura social arreciará... Etc. Pues, como ya señaló Alice Miller, la única forma de poner fin a toda brutalidad es concienciar y curar las heridas que tod@s, sin excepción, llevamos en el corazón.

El precio de la felicidadTerapia Psicodinámica
ÍNDICE | PORTADA

1 comentario
ComentarÚltimo Comentario
 UNO MÁS  08/Enero/2016 16:08
UNA EXPOSICIÓN BASTANTE ESCLARECEDORA.LA LEY DE VIOLENCIA DE GÉNERO ES UNA PUERTA DE ENTRADA A LA INJUSTICIA , HOSTILIDAD Y CONDENA HACIA LOS HOMBRES QUE ACTÚAN HONESTAMENTE. ES UN RETROCESO PARA LA SOCIEDAD ESPAÑOLA Y PARA LA HUMANIDAD.   Resp.
 

Publicar un comentario:

  
Emoticonos

Control Antirobot:
 

Mi Página

El precio de la felicidadTerapia Psicodinámica
 
JOSÉ LUIS CANO GIL 2002-2016 • Todos los derechos reservados • © CopyrightPowered: Pivotx
Blogalaxia   Bitacoras.com  Paperblog  psicólogos en Barcelona (ciudad) y Barcelona